in

Lo “Terrible” de amar al boxeo tanto

Erik Morales, ahora mánager, recuerda a Guty y sus grandes momentos en el ring

Lo veo y no lo creo: un abrazo de Erik Morales con Guty Espadas. Pero un abrazo de esos sinceros, de amigos, porque, a final de cuentas, eso es lo que deja el boxeo cuando los púgiles se van.

Casi veinte años atrás sostuvieron una de las peleas que los aficionados yucatecos, y mundiales más recuerdan: “Terrible” Vs Guty en un ring de Las Vegas, con Espadas, si bien no ganándole (los jueces así lo dijeron), sí le puso en alto, como una de las mejores contiendas que pudo disputar en su trayectoria.

Una postal de lujo: los excampeones mundiales Erik "Terrible" Morales y el yucateco Gustavo "Guty" Espadas
Una postal de lujo: los excampeones mundiales Erik "Terrible" Morales y el yucateco Gustavo "Guty" Espadas

Guty prefiere no hablar, hoy en día, de ese pasado que le pudo llevar a la gloria de haber ganado el combate. Afirma que son cosas del pasado y lo mejor, según considera, es que sean las nuevas generaciones las que lleven la voz e imagen.

Erik Morales, sí. No es que Morales sea fanfarrón, ni nada por el estilo. Es, sinceramente, un hombre que ama lo que es el boxeo en toda la extensión de la palabra. Guty igual lo ama, me queda clarísimo, pero prefiere ser más reservado y darle paso a los que están ahora en el ring.

Terrible vs Guty… simbólicamente

Los presentes en el pesaje del viernes 24 en un hotel Ibis de Plaza Galerías les regalaron una fuerte ovación cuando precedieron la ceremonia de la báscula.

En una esquina, Morales, de Tijuana; en la otra, Guty, de Mérida, con Nayeli Franco, la presentadora de Zanfer, al centro. Una pintura de foto, como la que les robamos a los dos para el Diario antes de que todo mundo se diera cuenta del banquete de ídolos que había en los corredores del salón con ese par de figuras.

Y Erik se soltó a hablar de lo que más ama: el boxeo.

Es, sin duda, “Terrible” eso de “amar el boxeo”. Así lo señala Morales, que fue púgil casi desde que tuvo uso de razón, guiado por su padre, el “Olivaritos” Morales, allá en la dura Tijuana, donde ganarse la vida es fundamental por todas las dificultades que la frontera Norte conlleva.

Pero, ¿qué es eso de amar el boxeo?

“Lo es todo. Todo”, exclama el “Terrible” Morales, mientras algunos paraban oreja para oír qué dice y otros se quedan mirando la charla entre el Diario y el que fuera cuatro veces monarca universal en diferentes categorías.

Y le creemos: lo es todo porque no basta haber sido boxeador, sino que ahora tiene en sus manos a peleadores de la talla de Alan David Picassso “El Rey”, y Jaime Munguía, promesas que, dicen, pueden llegar a alcanzar cotas en las que él estuvo.

Erik Morales se expresa de Espadas como “un gran amigo, un tipazo. Mala fortuna que esta pelea haya sido entre dos mexicanos, ¿pero sabes?, en estas divisiones, las intermedias, éramos los mexicanos los que mandábamos en la categoría. Peleaba con Guty, pero antes me tocó enfrentarme con Daniel Zaragoza, luego las peleas con Barrera, que dos de las tres fueron consideradas como ‘Pelea del Año’. Una trilogía impresionante. Fue una gran época, pero el boxeo sigue”.

Guty lo acepta así: “Es un gran amigo, más allá del boxeo, somos dos grandes amigos. Creo que al final es lo que te deja esto, los amigos”.

Erik Morales, inmortal

Morales, nacido el 1 de septiembre 1976, retirado del boxeo en junio de 2014, tiene un palmarés que impresiona. ESPN lo clasificó en el lugar 49 entre los 50 mejores peleadores de la historia en un análisis reciente. Tres de sus victorias han sido ante púgiles miembros del Salón de la Fama del Boxeo Mundial en Canastota: Zaragoza y Barrera, y también se incluirá pronto a Manny Pacquiao, a quien venció una vez, y que seguramente tendrá su nicho. Erik es miembro del recinto de los inmortales, entronizado en la Clase 2018. La   playera que porta en la charla es una conmemorativa precisamente del Salón de la Fama del Boxeo Yucateco.

Erik "Terible" Morales en entrevista con Diario de Yucatán
Erik "Terrible" Morales, en la entrevista con el Diario para los “Domingos Especiales de www.yucatan.com.mx”

“¿Todo eso?”, sonríe mientras el reportero le dice, sin dudarlo, algunas de sus epopeyas y las razones por las que es una de las leyendas de este deporte.

“No me considero así. Simplemente una persona que se dedicó con todo a esta profesión, que honró a este deporte entregándole sus mejores momentos”.

“Porque —afirma— ¿estás de acuerdo en que para que puedas llegar lejos tienes que hacer lo mejor posible, pelear con los mejores? Eso es lo que hace distinto a todos, el querer llegar a donde no todos pueden”.

Y ahora, su motivación grande es que tiene en manos a dos de los peleadores de mayor proyección.

“De pronto te cae en que puedes hacer algo por ellos, pero tienes que sentir la motivación, tratar de conectar con ellos. En este caso, con Picasso y Munguía, son dos jóvenes muy interesantes, pero les digo siempre: ¿quieren llegar? Tienen que hacer lo que los demás no”.

“Terrible” Morales:  De campeón a mánager

Lo pudimos palpar justamente la noche del sábado mientras se desarrollaba la función en la que Picasso fue estelarista, en el Complejo Deportivo La Inalámbrica. Morales entraba y salía de la zona de camerinos. Tan tenso como si él fuera a pelear. Es eso, sin duda, lo que le mantiene la chispa, lo que le mantiene inmerso en esto que es tan apasionante como extenuante.

No se guardó nada Erik Morales en la esquina de Alan David Picasso, gritando desde abajo y cuando subió al ring a atenderlo

Carlos de la Cruz Montes de Oca fue el que retrató a Guty y a Erik en el pesaje. Y le pedimos que le tomara al “Terrible” dando instrucciones a Picasso. Mucha tela para el artista de la lente porque Erik en todo momento estuvo dando instrucciones, guiando a un “Rey” que mostró sobre el entarimado de La Inalámbrica una clase que, no hay duda, pueden llevarle lejos.

“México siempre ha tenido grandes exponentes en el boxeo y no va a ser la excepción, tenemos gran número de boxeadores importantes, a veces no los conocemos, y de pronto aparecen allá”.

Nuevos tiempos en el boxeo

Erik Morales habla de la mercadotecnia y las tecnologías nuevas, que le ha dado otro giro al deporte y a la vida. Pone como ejemplo lo siguiente: “(Las redes sociales) permiten que la gente que pueda interactuar directamente con el boxeador, no dependen de un periodista para hacer y responder preguntas. Las redes sociales han permitido y dificultado esto porque hay que ser corresponsables de lo que transmitas, de lo que dices. Con mucha facilidad puedes decir un universo de tonterías sin mayor sentido y te van a responder”.

Regresa a los prospectos: “La camada es grandiosa, está en lo más alto con ‘Canelo’, y otros que están cerca de llegar a la ruta final. Los nuevos talentos, la nueva ola, está Picasso, Munguía, si hay algo más emocionante en México es que hay una cantidad de peleadores muy buenos, a cada rato”.

Y por ello se dice emocionado siempre en el boxeo.

“Estamos metidos. Dejé mí título para irme a la política, y dejé la Cámara de Diputados (fue legislador federal) en la banca para poder venir a entrenar a Munguía, a Picasso, para meterme de lleno como entrenador, ver mi trabajo de otra forma”.

Él tuvo a muchos estrategas y eso también le dejó grandes enseñanzas.

“A lo largo de mi carrera he tenido muchos entrenadores, muchos estilos, eso me permitió experimentar muchas cosas y maneras de entrenar, pude hacer un análisis más reformado, más estructurado, definido, para que en los nuevos talentos sea más fácil de entender”.

Eso hace a la nueva faceta de Erik, la de mánager, especial. Morales reconoció a todos los que se dedican a esta labor, algo que, se ha visto, requiere más que entrega.

“Magallo”, un “shu ca teco” grande

Margarito "Magallo" Lozada
Margarito "Magallo" Lozada

En una parte de su carrera, a Morales lo dirigió un yucateco, Margarito “Magallo” Lozada. Erik describe esos momentos como algo especial en su carrera. “Un shu ca-teco”, narra casi como si escucharas al inmenso Margarito Lozada.

 “Me dirigió un yucateco que ustedes deben conocerle. Y cómo disfruté con Magallo. A veces, te juro que me daban ganas de … y pues, qué cosas: íbamos a comer, me servía verduras, carne, y mi vaso lleno con agua y uno con té.  Él se servía su vaso enorme de refresco con hielo. Me decía: mira, sufre, sufre cab…’, y se lo bebía delante de mí. Y una vez, cuando yo ya era campeón, lo hice delante de él, me serví mi vasote para tomarlo como lo hacía. Le dije… ahora sí, pu… con todo respeto”.

Y todo eso, deletreando a Magallo, con nuestro acento yucateco “aporreado”. Me causó mucha emoción esa descripción tan puntual y coloquial.

“Aprendí mucho con Magallo. Gracias a Dios he tenido muchos manejadores”.

Igual, es muy importante que un peleador de tales argumentos pueda tener referencia del que fue uno de los mentores clave de su carrera.

¿Quién ganó, “Terrible” Morales o “Guty” Espadas?

Y por cierto, ¿le ganó a Guty en aquella controvertida pelea del 17 de febrero de 2001?

“Mira, yo siempre he pensado algo, lo tengo bien claro: para mí, fui el mejor en cada pelea. Fue dura, me alcanzó bien, me golpeó con fuerza, pero pues gané. Y para mí eso va siempre: gané la pelea”.

Gustavo “Guty” Espadas contra Erik “Terrible” Morales: batalla de altos vuelos
Gustavo “Guty” Espadas contra Erik “Terrible” Morales en su choque de febrero de 2001: fue una batalla de altos vuelos

“Guty era de mi estilo, eso facilitó un poco las cosas, yo estaba seguro de haberle ganado raund a raund. Eso se reflejó en las tarjetas”.

La pelea fue trepidante. Nadie dio tregua sobre el cuadrilátero del MGM Grand de Las Vegas. Y se hizo más polémica cuando los jueces que sancionaron la pelea presentaron sus tarjetas: David Harris vio ganar a Erik 116-112, Jerry Roth se fue por las mismas puntuaciones y Dick Flaherty tuvo 115-113, también en favor de Morales.

Pero revisando documentos sobre este primero de dos combates, hay una cantidad enorme de puntuaciones que marcaron otro camino, algunas viendo ganar a Espadas y otras con al menos un empate.

Les dejamos este enlace para consultar.

Barrera y Pacquiao: gran época

Vinieron entonces las peleas contra Marco Antonio Barrera, que marcaron una época mítica en las divisiones intermedias, ni se diga lo que se vivió con Manny Pacquiao.

Erik "Terrible" Morales contra Marco Antonio "Barreta" Barrera
Erik "Terrible" Morales contra Marco Antonio "Barreta" Barrera

“Fue una gran época, grandes peleas, que hacían que todos miraran a ver, y siempre había un mexicano en el ring”.

Así se fue gran parte de la charla. Un Erik Morales que llegó a donde quiso simplemente porque quiso. Y claro, porque pudo.

¿Qué le llevó a sentir tanto el boxeo?

“Muchacho (vaya piropo, siendo mayor cinco años que él), cuando amas esto es algo… No sé”.

¿Terrible serlo?

“Amar el boxeo es terrible”. Como fue él, el “Terrible” del boxeo mexicano y mundial, y ahora soñando con otra gloria: ver a sus pupilos prepararse camino al trono del pugilismo.

Sudado, en lo suyo, y salpicado por el agua y el mismo sudor de una de sus joyas, Erik Morales bajó del ring de La Inalámbrica feliz de ver ganar a Alan David Picasso, en fragorosa batalla de diez vueltas ante Alfredo “Rambo King” Mejía.

Muchos que le reconocieron le vitorearon al que fuera una gloria del ring. Esa es la faceta a la que, los que se ajustan los guantes y suben a intercambiar golpes, pueden llegar si le dedican alma, vida y corazón a esto que se llama boxeo.

Con celo, con profesionalismo y hambre de triunfo.

Es, no cabe duda, “Terrible” esto de amar a este deporte.

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Mueren una mujer y su hijo tras caer de las gradas de un estadio

FOTOS PROGRESO

FOTOS: Domingo otoñal se vive como extensión del verano en Progreso