in ,

Los Astros dicen presente

Foto: Megamedia

Salvamento para Osuna; hoy abrirá Urquidy en el 4o.

Se suponía que Washington tendría una fiesta grande en el regreso de la Serie Mundial a la capital de los Estados Unidos. Pero los mismos Nacionales se encargaron de que no hubiera.

La Serie Mundial finalmente hizo acto de presencia en Washington, 86 años después, y gracias a la chispa de José Altuve, los Astros de Houston también aparecieron en este Clásico de Otoño que arrancó en forma por demás extraña.

Altuve bateó dos dobles y anotó en ambas oportunidades, Zack Greinke sorteó reiterados aprietos y los Astros confirmaron que no bajaran los brazos sin antes de dar pelea al vencer anoche a los Nacionales, 4-1.

Después de lucir timoratos en Houston, los Astros achicaron su desventaja en la serie al mejor de siete, ahora 2-1. Houston buscará nivelar las cosas en el cuarto juego hoy en el Nationals Park. Washington tendrá en el montículo a Patrick Corbin, el zurdo que les costó 140 millones de dólares en la última agencia libre. El mánager de Houston informó que recurrirá al novato mexicano José Urquidy, convirtiéndose apenas en el tercer serpentinero tricolor que abre un partido del Clásico de Otoño. El zurdo Jaime García lo hizo dos veces con los Cardenales de San Luis en 2011, y antes sólo lo había hecho el inmortal Fernando Valenzuela en 1981.

Ya anoche otro mexicano apareció en escena: Roberto Osuna reitró la novena en cuatro bateadores para anotarse su primer salvamento en Serie Mundial.

El pitcheo de los Astros simplemente apretó. Zack Greike aceptó siete hits y firmó tres bases en sólo cuatro actos y dos tercios, pero sólo le hicieron una carrera. Y los relevistas se encargaron del resto. En cuatro y un tercio, los bomberos sólo toleraron dos hits.

Y a la ofensiva, hicieron una en la segunda y otra en la tercera. Una más en la en la quinta y cerraron en la sexta. No hizo falta más porque los Nacionales se vieron entumidos, como olvidados de lo apasionantes que se vieron en los primeros dos partidos en Houston.

¿Claves? Varias. Una, Washington se fue de 1-0 con corredores en posición de anotar, y mantuvieron fuera de base a Juan Soto, la joven maravilla de los Astros que falló en cuatro turnos, con tres chocolates incluidos.

Los Astros lo que buscarán hoy con Urquidy es al menos asegurar el retorno de la Serie a casa. Eso sería terrible para los Nacionales. Los Yanquis son el mejor referente en este punto.— Gaspar Silveira Malaver

 

Inauguran la Liga Meridana de Invierno de Béisbol

Cartón de Tony: Un gran paso