in ,

Los Lakers, a paso firme

LeBron James es detenido con una falta

Complicado, el Heat confía en revivir en la final

Para los Lakers de Los Ángeles la misión es simple: obtener dos victorias más y convertirse en nuevos campeones de la NBA. Para el Heat, la misión puede ser aún más simple: obtener una victoria y convertir esta en una serie competitiva.

El tercer juego de las Finales de la NBA, hoy por la noche, pondrá en la duela a unos Lakers que tienen ventaja de 2-0, a mitad del camino de que la franquicia alcance su 17a. corona de la historia, empatando con los Celtics de Boston como los más ganadores de la liga.

Además de empatar el récord del equipo, LeBron James se pondrá más cerca de su cuarto anillo y a Anthony Davis comenzando a saborear su primera corona.

Saben que la desesperación proviene de un equipo de Miami golpeado, y conocedores de que en el Heat el Juego 3 tienen la urgente necesidad de ganar.

“Nunca nos rendiremos”, dijo el alero del Heat, Jimmy Butler. “Vamos a luchar y vamos a montar con esta cosa hasta que las ruedas se caigan. No ha terminado. Estamos abajo, así que tenemos que hacer algo especial. Somos capaces de hacerlo y no me gustaría estar en las trincheras con otros muchachos excepto con los que tenemos para jugar”.

La cosa es que Butler no está seguro de quiénes estarán en esas trincheras para el juego de hoy.

El pivote del Juego de Estrellas Bam Adebayo se perdió el segundo partido por problemas en el cuello y los hombros, mientras que el armador titular Goran Dragic tampoco pudo jugar debido a una molestia en el pie izquierdo. Adebayo tiene la esperanza de estar lo suficientemente bien para jugar el domingo; Dragic también quiere desesperadamente estar ahí, pero al Heat le preocupa lo doloroso que sería para él. Ayer estaba programado para ser un día de tratamiento para Dragic y Adebayo. Si el Heat recupera a alguno de ellos, es una ventaja. “Podemos retirarnos o pelear como lo hace Miami”, dijo el escolta novato Tyler Herro. “Sabemos qué tipo de equipo somos. Sabemos de lo que somos capaces. El próximo juego, vamos a pelear y hacer algunas jugadas. No va a ser fácil que nos derroten”.

Los Lakers también dicen lo mismo. Sin embargo, están haciendo que las cosas parezcan fáciles.

Las mayores diferencias de estadísticas en los dos primeros juegos son que los Lakers superan al Heat por 27 unidades desde el rango de 3 puntos (la diferencia total en anotaciones entre los equipos es 28) y una ventaja de 25-11 hasta ahora en rebotes ofensivos. “Sabemos que podemos ser mucho mejores y estamos solo, yo y AD, no estamos satisfechos solo con la victoria”, dijo James. “Queremos ser grandes. Queremos ser grandiosos, lo más cerca posible de los 48 minutos”.— AP

 

Homilía del XXVII domingo del tiempo ordinario