in ,

Los Leones caen ante los Tigres en el Kukulcán: 5-2

Wálter Ibarra es felicitado tras conectar un doble que produjo en la octava entrada las dos únicas carreras de los Leones ante los Tigres

De la misma forma en que los Leones entusiasmaron en el primer juego de la serie, frustraron anoche. No terminan de embalarse los melenudos, que, dominados en seis actos magistrales por Jorge Luis Castillo y víctimas de dos errores defensivos, perdieron 5-2 ante los Tigres de Quintana Roo. Al empatarse la serie, los Leones no pudieron alcanzar la cuarta posición. En Ciudad de México, los Diablos Rojos propinaron una paliza histórica a los Bravos de León, 29-0. Quedaron los yucatecos con la mesa puesta, pero se engarrotaron.

Castillo, un experimentado zurdo que era agente libre y estaba en el radar de los Leones, pero no lo firmaron, lanzó espléndido. Sencillamente dominador: seis actos, cuatro hits, una base y cinco ponches.

El también zurdo Miguel Peña no lanzó mal. Pero no tuvo respaldo ofensivo y se llevó la derrota.

Mala fortuna para los Leones Salió lesionado su primer bate Jonathan Jones y lo reemplazó Rico Noel. Pero éste último anda en un tremendo slump. Todo indica que, si se sigue la lógica (que a veces con los Leones no funciona), saldría hoy o mañana para dar cabida a Alex Liddi. De acuerdo con lo que se dice, el italiano llegará a la cueva.

Momento clave

La Franklin voló en la cuarta. Peña falló allí y aceptó jonrón y par de dobles seguidos. El tercer aut de la entrada pudo ser en un rodado duro a la tercera, que fildeó bien Alex Valdez, pero tiró infame a la inicial y entró otra carrera. El ataque terminó siendo de tres registros.

En la séptima, dobletes ligados produjeron una y con un pelotazo y un hit al cuadro llenaron la casa sin aut. Entonces, Reynaldo Rodríguez rodó al campo corto y Jorge Flores fildeó bien, pero tiró a jom a tratar de sacar al más adelantado. Vamos, pintaba para dobleplay en donde sea. El tiro, sin embargo, fue errático y todos quedaron quietos. Dos carreras y el score se puso 5-0.

En la quinta se pensó que podrían tocar a Castillo. José Juan Aguilar abrió con sencillo, pero fue prendido por una rápida revirada del zurdo. “J.J.” se puso solito en el flechero. ¿Y sabe qué? Tras el segundo aut, Wálter Ibarra bateó doble. Pero Jones se ponchó.

Las dos carreras melenudas llegaron en la séptima. Ibarra bateó biangular para remolcarlas, pero Rico Noel se llevó espeso chocolate para finalizar la entrada.

Y nuevamente un ponche a Noel, ahora con dos en base, sirvió para el aut 27. Noel no termina de adaptarse: va de 33-5 en los últimos diez partidos, con 13 anestesias.

Así pues. Una de cal por otra de arena de unos Leones inestables como no se les había visto hace muchos años. Nada qué ver el juego del martes con la dura realidad del miércoles. Hoy lanza Yoanner Negrín. Y seguramente habrá un buen show en la loma con el estelar cubano.— Gaspar Silveira

Toronto se adelanta en la final de la NBA

La virtud fluye de tu interior