in ,

Los Leones caen ante los Tigres y la Zona se aprieta

El melenudo Alex Liddi “espera” en segunda al tigre Manuel Orduno

Candente la cima del Sur

La pelea en la Zona Sur se está poniendo más candente de lo que podría esperarse.

Luego de su gran racha de nueve victorias, los Leones de Yucatán volvieron a toparse con pitcheo de muy alto nivel y perdieron 6-0 ante los Tigres de Quintana Roo.

Los bengalíes se llevaron una serie que no abrieron nada bien. Llegaron al Kukulcán con una racha de tres descalabros que se alargó a cuatro tras perder el viernes. Y con los melenudos tan embalados, pues no se pensó otra cosa.

Pero el béisbol es así y cuando hay pitcheo como tuvieron en sábado y domingo, difícil superarlos.

La ventaja de los Leones, que era de tres juegos sobre los Tigres al arrancar la serie, se redujo a solo uno. Y mañana se verán las caras otra vez.

La noche anterior los reyes de la selva anotaron solo una carrera ante Wilfredo Boscan y ayer, ante otro venezolano, Henderson Álvarez y los relevistas, no pudieron hacer ninguna para su segunda lechada en casa. E igual fueron los Tigres los que los vistieron de primera comunión antes.

Un partido con todos los tintes de postemporada. Y cuidado Leones que así llegarán seguramente todos los que irán a la fiesta.

Pero antes los melenudos tendrán que retomar el paso ganador. Olvidar lo de ayer y lo del sábado y pensar que la racha que tuvieron les metió en la pelea, pero no los llevó al playoff.

Dustin Crenshaw, en su debut en casa, toleró cuatro carreras en cinco actos. Dos le hicieron los Tigres en la cuarta, en la que tuvo dos en base con dos autes, pero aceptó sencillo de Frank Díaz impulsor de dos. Y en la quinta entrada le hicieron otras dos.

Y mientras, Álvarez se lucía en la loma de los disparos. Porque aunque pasó sobresaltos en la segunda, cuarta y quinta, siempre salió a flote, ayudado por su defensiva o por la desesperación de los Leones.

En la tercera, le lanzó una pelota de 54 millas a Alex Liddi y lo poncho. Pitcheo conocido como “eephus” (basura). En la quinta, el torpedero Yosmany Guerra hizo un gran lance evitando un hit y forzando un aut en segunda. Los bomberos tigres se lucieron todavía en las cuatro entradas finales y los melenudos toleraron dos carreras más.

Un ejemplo claro de la desesperación fue en la octava. Ante Josh Corrales, Jorge Flores abrió con sencillo y Alex Liddi gorreó la inicial. Pero Luis Juárez y Xavier Scruggs batearon sendos elevados, cada uno en solo un pitcheo. Dos lanzamientos bastaron solamente para que ellos mismos se pusieran la soga al cuello.

Y Leo Heras, en tanto, se ponchó sin tirarle para cerrar la entrada.

Los Leones se fueron de 6-0 con corredores en posición de anotar y dejaron a nueve hombres en base. Se poncharon nueve veces y batearon dos rodados para doble matanza.

Difícil fin de semana después de un arranque esperanzador. Los Tigres los recibirán ahora en Cancún para tres juegos que, aún con todo lo que falta, puede definir mucho.— GASPAR SILVEIRA MALAVER

Vuelca un tráiler que transportaba cerditos

Vuela sobre el Canal de la Mancha