in ,

Los Leones de Yucatán derrotan a los Bravos: 6-1

Los jugadores de los Leones celebran después de confirmarse su victoria ante los Bravos de León en el parque Kukulcán

Que así sea siempre

Y pues luego de escuchar al mánager y al director deportivo pedir calma, los Leones por fin sonrieron en el Parque Kukulcán.

En una noche en que tuvieron solidez en su pitcheo y batearon a la hora oportuna, los Leones de Yucatán vencieron a los Bravos de León, 6-1, apenas la quinta victoria en 16 partidos para los melenudos en la temporada.

Antes del juego, el director deportivo David Cárdenas Cortés dijo que sería erróneo que los Leones hicieran cambios desesperados. Igual el mánager Luis Carlos Rivera, afirmando que pronto tomarán el ritmo.

En pitcheo, José Samayoa tuvo otra actuación sólida, digna de ganar, pero tuvo su tercera salida sin decisión. Dejó el partido empatado de manera desafortunada.

Cuando subieron los relevistas se temió lo peor por como comenzaron, pero en la séptima, casi milagrosamente salieron ilesos y en la octava Maikel Cleto sacó tres autes con ponches y Ronald Belisario no tuvo problemas en la novena.

Justo después de que el bullpen salvó la septima, los cañoneros vinieron al ataque. Pudieron hacer daño a un rival intratable hasta entonces, el japonés Yasutomo Kubo, quien lanzó como un titán de los que ya no se ven. Salió tras aceptar doble de Jorge Flores que remolcó la del 2-1 y con 115 lanzamientos a la goma. Eso realmente de otra época en esta era de pitchers de cinco o seis entradas y menos de 100 pitcheos. Y quizá fue clave para esto el turno que tuvo Jonathan Jones antes de que Flores llegue a la caja: 16 lanzamientos, con 13 faules. Quizá el más largo de la historia en el Kukulcán.

Yeison Asencio remolcó dos más con sencillo y Wálter Ibarra mandó la última.

Una gran noche luego de tanto sobresalto. Un respiro enorme para un equipo en apuros y que, pese a todo, confía plenamente en un repunte.— GASPAR SILVEIRA

Monterrey toma ventaja en la final de la Concachampions

El “principito” ríe y roba corazones