in ,

Los Leones ganan con drama y se ponen arriba 3-1

Foto: Megamedia

Tal vez ni Ripley tenga en el libreto de los finales de sus historias algo tan increíble como lo que se vivió anoche en el Parque Kukulcán.

Los Leones de Yucatán, a un out de perder, anotaron la del empate mientras los Guerreros de Oaxaca ya celebraban una victoria que no se consumó. Alex Valdez, primera base de probada reputación a la defensiva, perdió la pelota del out 27 en el último momento, y los Leones anotaron la del empate. Luego Xavier Scruggs se puso la camiseta de héroe con sencillo para dejar en el campo 5-4 a los Guerreros.

Y con el Kukulcán convertido en un manicomio tras ser un cementerio, los Leones se pusieron 3-1 en la serie de primera ronda ante unos Guerreros que, como en la noche inicial, estuvieron a una nadita de derrotar a los Leones.

Imágenes de Ramón Celis
Leones Vs Oxca Sep 7 de 2019 - Foto Celis
Leones Vs Oxaca Sep 7 de 2019 - Bataso del Gane - Foto Celis
Imágenes de Ramón Celis
Imágenes de Ramón Celis
Imágenes de Ramón Celis
Imágenes de Ramón Celis
Imágenes de Ramón Celis
Leones Vs Oxca Sep 7 de 2019 - Foto Celis
Imágenes del encuentro entre Yucatán y Oaxaca en el Kukulcán
Imágenes del encuentro entre Yucatán y Oaxaca en el Kukulcán
Imágenes del encuentro entre Yucatán y Oaxaca en el Kukulcán
Leones Vs Oxaca Sep 7 de 2019 - - Foto Celis

Tras la increíble victoria, César Valdez subirá hoy a las 6 de la tarde por la victoria que asegure el pase de los Leones a la final de la Zona Sur. Se lee fácil: un triunfo y ya. Pero recordemos que los melenudos llegaron a casa con enorme ventaja de 2-0 y casi la despilfarran.

A fuerza de ser sinceros, esta reseña empezaba de otra forma. Versaba así: “Los Leones tienen que recuperar el corazón y la garra si no quieren que la temporada en el Kukulcán se termine hoy”.

Escribimos eso antes de que Alex Liddi batee el rodado a tercera que propició el error de Valdez.

Los mismos Leones se pusieron la soga al cuello en una noche que era de tragedia. José Samayoa no se vio fino y aceptó jonrones de Alonzo Harris y en la quinta Oaxaca hizo dos más, dejando el score para entonces 4-1 (Yucatán se había acercado con jonrón de Juárez en la cuarta).

En el cierre de la quinta los Leones armaron rebelión que casi les permite emparejar el score. Pero con hombres en tercera y primera fallaron Juárez y Charles.

Fueron muchas cosas, “breaks” como dicen en el béisbol, que comenzaron a darse. Valdez jugaba la segunda base cuando se lesionó el jardinero derecho y en los ajustes fue movido a la inicial, donde, insistimos, es un hombre muy duro y seguro.

Yucatán pudo hacer daño en la sexta y dejó dos en base. En la octava… A lo mejor ni la creyera: corredor en tercera sin out y fallaron Scruggs, Valle y Heras ante Miguel Socolovich.

Comenzaron los fantasmas: los Leones otra vez muriendo por su propia cuenta. ¿Qué pasa en un equipo que tiene todo para dar el golpe y no lo hace? Se veían desmotivados por lo hecho por ellos mismos.

Oaxaca puso de “su parte”. En la novena colocaron corredores en segunda y tercera con uno fuera, gracias a un doble robo tan inesperado como espectacular. Una acción de garra, de béisbol, que puso alto el listón de lo que se llama intensidad. Josh Lueke se creció y sacó los siguientes dos con rodados a tercera. Pero ¿y el squeezeplay, Sr. Gastélum? Se esperaba que el mánager guerrero ordenara la jugada y se la guardó.

Luego, a esperar el milagro, que a todas luces parecía no habría.

Socolovich dio base a Flores e Ibarra tocó para sacrificarse. Jonathan Jones fue el segundo out y Liddi tomó el turno de la serie: sacó un rodado fácil. En segundos se vivieron incontables sucesos. Los aficionados se frustraron, los jugadores de Oaxaca saltaron al campo, brincaron jubilosos. Todo eso en lo que tardó en llegar el tiro a primera. En la televisión se miraron tantas y tantas cosas que muchos incluso no se percataron que Valdez cerró su guante antes de atrapar la pelota. Nuca se consumó el out 27. Y así no ganas un partido.

Flores, que parecía ya para irse al dogaut, recuperó la vertical y se fue al plato para anotar la carrera más increíble que se haya visto en el Kukulcán.

Hace unos años así estaban los Leones en Cancún ante los Tigres y Francisco Peguero no atrapó un elevado que era el último aut y eliminaba a los Leones. A un servidor le vino a la mente igual Bill Buckner con Biston en la Serie Mundial de 1986 ante los Mets.

Los juegos así hacen grande y diferente al béisbol por encima de cualquier otro deporte.

Pasaron muchas cosas en un juego tan emocionante. Comenzó con un swing de Harris que terminó en las butacas del izquierdo, vio a los Leones desperdiciar, pero nunca dejar de luchar, y Oaxaca es y será un contendiente digno, como digno fue el espectáculo visto sobre la grama del Kukulcán.

¿Se acabará hoy? Puede y debe ser posible. Yucatán se tomó una bocanada de oxígeno cuando se estaba quedando sin aire.— Gaspar Silveira

Avanzan hacia su objetivo