in ,

Los Leones ganan y aprovechan una derrota de Tigres

Foto: Megamedia

Solitarios en la cima

Nos comentaba anoche don Hernán Evia Góngora, uno de los aficionados más estudiosos del béisbol, que los Leones que anoche llegaron a siete victorias seguidas se están viendo mejores incluso que los del segundo torneo del año pasado.

En números, puede ser. En actitud, igual.

Los Leones batearon anoche menos hits, pero fueron a la hora oportuna y sacaron provecho también de la gran cantidad de bases por bola que les regalaron para vencer 10-4 a los Olmecas de Tabasco.

Yucatán, ampliando su mejor racha del año, de quedaron en solitario como líderes de la Zona Sur porque los Tigres de Quintana Roo cayeron ante Campeche. Igual, al vencer a los Olmecas por quinto juego en fila, siguen desmoronando a un equipo que hace una semana se veía comoserio escollo para los aspirantes a la cima.

¿La clave? Lo decíamos ayer: un poco de todo, en especial picheo.La rotación de los Olmecas es algo valioso. Pero esa que tienen los Leones este año está, dirían en el lenguaje de ahora, “muy cañona”.

José Samayoa lanzó en gran forma durante cinco episodios y para la sexta aflojó y le hicieron tres carreras. Los relevistas, sin que sea un dechado de labor, cumplieron como se debe en el Kukulcán: aislaron entre seis bomberos cinco hits y firmaron solo una base (Samayoa no dio pasaporte y se lució pinchando a nueve).

Todo lo contrario los lanzadores olmecas, que regalaron nueve pasaportes y seis fueron carreras.

Allí aprovecharon ese punto. La paciencia es fundamental y ahora están en un buen momento. No tuvieron esa cualidad en la primera mitad y ahora que la tienen pues se les está uniendo con lo bien que van lanzando.

Jorge Flores bateó cuatro de los nueve increíbles de los melenudos (Tabasco disparó 12) y produjo dos carreras. Walter Ibarra impulsó dos igual.

Batearon poco, cierto, pero la hora. Dos carreras en la primera entrada, y la de la de la quiniela fue por wildpitch (la otra por hit de Xavier Scruggs), así que fueron los mismos Olmecas los que se iban poniendo la soga al cuello. Tabasco apretó en la sexta, pero los Leones hicieron dos más en el cierre y cuatro en la séptima, en un lastimoso desfile de relevistas.

La diferencia entre equipos, platicamos con Charly Levy, el cronista viajero de los Olmecas, es quizá el nivel de exigencia y de alcurnia. Si Tabasco no avanza, no.pasa nada. A los Leones sus aficionados les exigieron y ahora los resultados son otros.

Jesse Estrada irá por la barrida y la octava al hilo hoy. Cada día será más duro ganar. Así es cuando hay rachas. Pero es cuando mejor se ve a los equipos.— GASPAR SILVEIRA MALAVER

República al día