in

Los Patriotas recuperan confianza; Kansas brilla en defensa y Dallas, pelea

Lane Johnson

Una de las festividades más importantes de Estados Unidos ha llegado. El “Thanksgiving Day” o Día de Acción de Gracias se celebra hoy y no puede realizarse este día sin la presencia de la NFL en los televisores de miles de estadounidenses.

Como tradición desde 2006, la liga optó por poner tres juegos en este día tan especial, uno en horario estelar y los ya conocidos juegos de Leones y Vaqueros en casa.

Hoy, tendremos tres partidos de gran rivalidad, donde los seis vienen de derrotas el domingo, por lo que retomar el camino del triunfo será esencial. Los Osos de Chicago harán su aparición ante los Leones con Andy Dalton en los controles. Los Raiders visitarán a los Vaqueros y el platillo principal, los Bills ante los Santos.

Patrick Mahomes y los Chiefs de Kansas City han vuelto al sitial al que están acostumbrados. Lo mismo ocurre con Bill Belichick y los Patriots de Nueva Inglaterra.

Muestran otra cara

Los Jefes y los Patriotas se han encamarado al primer lugar de sus respectivas divisiones con rachas de victorias este mes. Los Potros, 49’s y las Águilas también han dado un vuelco positivo en noviembre.

En la temporada más larga de la NFL, descartar a equipos al final de octubre fue prematuro.

Los Jefes doblegaron a Dallas el domingo para su cuarta victoria al hilo tras haber perdido 27-3 ante Tennessee el 24 de octubre. Ahora encabezan el reñido Oeste de la Conferencia Nacional por medio juego sobre los Cargadores (6-4) y serían los favoritos para conquistar su sexto título seguido en la división.

Mahomes registró su peor rating como pasador ante los Titanes y se empezó a conjeturar si el mariscal de campo de 26 años había entrado en declive tras brillar en sus primeras cuatro temporadas en la liga, consagrado como MVP de la NFL y de un Super Bowl en años sucesivos.

Desde entonces, Mahomes ha acumulado siete pases de touchdown y dos intercepciones dentro de la racha de cuatro victorias de Kansas City, apuntalada por una defensa que la noche a la mañana no da respiro, permitiendo 11.8 puntos por partido durante ese periodo.

“Desde la segunda mitad del partido contra Tennessee, ellos empezaron a jugar mejor”, dijo Mahomes sobre la defensiva. “Pasó inadvertido porque la ofensiva no andaba bien. Veníamos ganando gracias a nuestra defensiva y porque la gente veía a nuestra ofensiva poner esos números. Hacerlo contra una ofensiva como esa (la de Dallas) y que ha acumulado tantas yardas y anotaciones, y silenciarla, es algo bueno”.

Si la defensa de Kansas City se mantiene así, Mahomes y los Jefes podrían poner proa hacia un tercer Super Bowl sucesivo.

Uno de los equipos que se le interpondrían serían los Patriotas, algo que era inconcebible cuando Nueva Inglaterra comenzó 2-4. Entonces, se creía que los Patriotas habían derrochado su dinero en vano durante la pasada agencia libre. Pero Nueva Inglaterra abrió la semana 11 con una victoria.

Los Patriotas (7-4) han ganado cinco en fila, apoyándose en una férrea defensa y el buen rendimiento de su quarterback novato Mac Jones. Luego de una mala campaña en 2020, ha vuelto al tope del Este de la AFC, división que Nueva Inglaterra dominó a lo largo de dos décadas hasta que Tom Brady decidió irse a Tampa Bay.—AP

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Mundial Juvenil Yucatán

Rodrigo Pacheco, a cuartos de final en el Mundial Juvenil Yucatán de tenis