in ,

Los Venados, a mentalizarse en ganar en la vuelta

El Venados-Zacatepec de la ida resultó muy trabado en el Olímpico

El 2-0 no les da confianza

Si bien es cierto que el 2-0 logrado en la prórroga hizo que los Venados FC Yucatán tomaran un respiro enorme tras la ida en los cuartos de final del Clausura, para nada significa que los ciervos se vayan confiados a Zacatepec a cerrar la serie mañana.

“Pensar en que tenemos asegurado esto… Imposible. No, no podemos pensar eso, menos en una serie de dos partidos en que iremos a casa de un rival que está arriba en la tabla de posiciones. ¿Conformarnos? Para nada”, dijo Sergio Orduña saliendo de la conferencia de prensa tras el partido en que vencieron 2-0 a Zacatepec, en el arranque de los cuartos de final.

Varios de sus jugadores salieron golpeados por el fragor de la batalla y también muy agotados por el extenuante calor que hubo. Pero el estratega confía en una rápida recuperación para que estén al cien o lo más cerca posible para la vuelta, mañana a las 5 de la tarde en el “Agustín ‘Coruco’ Díaz”.

Y sobre el caso de Manuel López Mondragón, sustituido a medio tiempo, señaló que “fue para cuidarlo. Estaba amonestado y corríamos el riesgo de que viera otra tarjeta. Estaba muy encendido el partido”.

Una de las figuras del partido, sin duda, fue el portero Armando Navarrete, cuyas dos intervenciones evitaron goles cantados para Zacatepec. “Los Venados tuvieron seguridad en la portería. Eran dos que paró Navarrete y otra fue al poste. Fue muy importante”, recalcó el director técnico de Zacatepec, el argentino Ricardo Valiño, quien dijo que la serie tiene mucho por jugarse. “Es un cruce de 180 minutos, lo sabemos. Faltan 90 minutos y vamos por la misma apuesta”, dijo, ante una pregunta de que si en Zacatepec serían más ofensivos. “Aquí salimos a proponer, pero cada que íbamos creando, Venados venía y anotaba. Después del tiro que paró Navarrete, Venados vino e hizo un gol. En el final, después de que Navarrete sacó el cabezazo, vino Venados y nos marcó otro. Fuimos ofensivos siempre”.— Gaspar Silveira

Más de 2,000 personas en el viacrucis de Acanceh

Señalan pocos avances contra los feminicidios