in ,

Quedan a deber en casa: 2-1

Foto: Megamedia

Los Venados caen ante los Mineros en el Ascenso MX

Los Venados quedaron a deber otra vez.

Jugando a ratos como si no existiera un planteamiento, porque lo hay, pero no lo siguen, los astados cayeron anoche 2-1 ante los Mineros de Zacatecas.

Como en la parodia que versa que “los patos les tiraron a las escopetas”. Hablamos en teoría de que los Venados saltaron a la cancha mucho mejor posicionados en la tabla que Mineros.

Zacatecas, sublíder del Clausura pasado, no había ganado en el Apertura. Es más, no había anotado. Pero salieron, jugaron y a ratos hasta borraron de la cancha a los Venados.

Los ciervos francamente tuvieron un primer tiempo para el olvido, mejoraron considerablemente en la segunda mitad, rescataron el empate y, víctimas de sus fallos y su concentración, terminaron perdiendo.

Lo malo no fue perder. Lo malo fue perder así.

Yucatán venía de caer en Culiacán ante Dorados de Sinaloa, en un juego en que no gustó a su técnico Sergio Orduña, ni a sus jugadores ni a sus seguidores. Ofrecieron los astados mejoría, pero otra vez no se vieron.

La primera parte no les permitió ninguna aproximación al marco de Andrés Fassi hijo. Y sí se fueron al descanso abajo, tras un tanto de Óscar Torres a los 29, aprovechando una desatención que fue de la media a la defensa.

Para la reanudación salió Murialdo y entró Abraham Carreño. No hubo más que leve mejoría, pero algo es algo y los Venados poco a poco ganaron terreno. Se notó la mejoría, poca pero se notó.

Y llegó el gol del empate. Un tiro de Gael Acosta que desvió ligeramente Alfonso Tamay y se fue a la red en medio de confusiones se si fue tal o cual o si habría sido incluso autogol. Bah, lo de menos. Lo importante era el gol que, a los 69, señaló una igualada que era oxígeno puro.

Pero regresaron las desatenciones. Esas que, cuando te hacen daño, te causan dolor grande. A los 85, el balón llegó a manos de Navarrete, mientras sus defensas peleaban por un supuesto fuera de lugar. Y Navarrete cedió la pelota a los pies de Rolando Cisneros, ex de Chivas, quien la mandó a la red.

Crazo error de todos: pelear el off side con el balón en juego, por lado de la defensa, y Navarrete de ser muy pasivo al regalar el balón.

Y fue todo. El equipo que llegó sin puntos se fue con su primer gol y cuatro puntos (ganando el extra), mientras que los Venados, que aspiraban a ir arriba, no se dejaron ver, o no pudieron hacerlo.— GASPAR IGNACIO SILVEIRA MALAVER

La suerte le sonríe a Mérida: cae el Premio Mayor