in ,

Los Venados soportan y clasifican

Foto: Megamedia

Los Venados siguen soñando: caen en Zacatepec, pero el miércoles reciben al líder San Luis

Casi al final de una jornada cardíaca, Sergio Orduña analizaba con el Diario varios puntos que se dieron en un partido que, literal, jugaron como el equipo de hombres, más que de nombres, en que se han convertido los Venados FC Yucatán.

Ayer, jugando en un estadio que a lo largo de la historia ha sido reconocido como un referente de dificultad para los rivales, los ciervos escribieron una página más en este libro contable que se está haciendo más grande cada vez. Cierto, perdieron 1-0 ante Club Atlético Zacatepec en la vuelta de los cuartos de final del Clausura 2019, y ese resultado, para celebrar, podría no ser tan bueno, pero el marcador fue suficiente para que se metan a las semifinales del Ascenso MX.

El miércoles, los Venados recibirán a otro gigante: San Luis, el superlíder del torneo, para abrir las semifinales. La vuelta será el sábado.

Nada esto estaba pronosticado. Los Venados perdieron sus primeros dos partidos del torneo, tenían graves problemas en el descenso y daban tumbos. Pero “los niños se hicieron adultos” y pintaron cara ante Zacatepec en el Estadio “Agustín ‘Coruco’ Díaz”, donde “Harapos” Morales, Pablo Larios y otros, escribieron brillantes páginas con los Cañeros. Los de Sergio Orduña evitaron que los de Ricardo Valiño emularan parte de esas glorias pasadas.

Vaya que fue sufrido este resultado. Porque Zacatepec necesitaba goles para borrar pronto el 2-0 de la ida, y a los 4 minutos, en un descuido, Giovanni Hernández cobró una falta fuera del área con un trallazo que José Carlos Robles no pudo despejar, quedando el balón a César Huerta, quien cruzó a Armando Navarrete para el 1-0.

A por como iban las cosas, se temió lo peor para los yucatecos. Un empate los dejaba fuera, pero se plantaron bien, aguantaron una y otra vez, y también se lanzaron a buscar un gol, que era el plan original de Orduña.

Un partido tórrido en el que un gol de cualquier lado mataba todo.

Orduña nos escribió anoche, mientras alistaba su viaje para Ciudad de México. “Fue un partido difícil porque recibimos gol temprano”, se sinceró el experimentado técnico.

Y sacó una declaración que habla de lo que se están convirtiendo los astados de estos últimos partidos: “Los muchachos, con mucha personalidad aguantaron las embestidas del rival”.

“¿Y sabe? Estamos felices por avanzar a semifinales”.

No hay duda de eso: felices y contentos. “Estamos unidos como no habíamos estado. El equipo está haciendo un gran trabajo”, dijo Rodolfo Rosas Cantillo, presidente astado. Lo que viene, ante San Luis, seguirá siendo ganancia en un Clausura que está siendo de gente grande.— Gaspar Silveira Malaver

Quinta serie al hilo que pierden

Cartón de Tony: Efecto placebo