in ,

“Manny llegó porque quiso”

Foto: Megamedia

Su agente augura una carrera de 15 años para Manuel Rodríguez en Grandes Ligas

De Manuel Rodríguez se ha dicho de todo en su ascenso a las Grandes Ligas.

Él ha dicho una y otra vez (no dejan de preguntarle) que todo lo logrado ha sido gracias al trabajo desarrollado desde que se sabe pelotero.

Quienes lo han visto de cerca, lo saben. Lo reconocen porque han visto hacer esa labor de la que “Bolón” habla, de lo que lo llevó a ser firmado por los Cachorros de Chicago tras un año de ensueño con los Leones de Yucatán, a los que llegó tras ser visto por Raúl Ortega Rojas, despreciado por otros scouts y directivos que no le vieron cualidades. O ni siquiera aceptaron que tuviera una oportunidad de mostrar sus facultades.

Uno de los hombres más autorizados para hablar de Manuel Rodríguez Caamal es la persona que hoy en día está llevando los destinos del lanzador nacido en Umán y que hizo historia al ser el primer yucateco en el mejor béisbol del mundo.

Héctor Gómez, nacido en San Juan, Puerto Rico, es el agente que dirige la carrera de Manuel. Lleva 14 años en la profesión de agente de peloteros, gracias a su amor por el béisbol y la preparación en la carrera de Administración de Empresas con concentración especial en deportes.

Gómez considera, en varias partes de una charla extensa que tuvo con el Diario, que Manuel tiene argumentos suficientes para hacer una larga carrera en Grandes Ligas, merced a lo mostrado, no solo en este año de su ascenso, sino en todo el tiempo que lleva trabajando para alcanzar la meta. La madurez tomada del año tras año e intento tras intento.

Muchas interrogantes nos respondió el agente puertorriqueño, dejando ver una vez más que lo de “Manny”, como le conocen en Major League, es solamente eso: el éxito de alguien que trabajó para alcanzarlo.

¿Cuáles son las cualidades que debe de tener un pelotero para seguirle la huella?

“Se miran varios factores. Primero, potencia en el brazo, cuán rápido puede correr, cuán duro le pega a la bola, qué buen contacto tiene. Ahí se le puede ver si es una persona que tiene buena coordinación física y movilidad. Cuando evalúas a un pelotero, depende qué evalúes, si es pítcher, bateador, campo corto, receptor. Con ‘Manny’, se le buscó ver la rapidez en el brazo, soltura, qué calidad tienen en sus lanzamientos. Para generalizar, diría que tienes que ser buen atleta. Si eres buen atleta, como vayas madurando físicamente vas a crecer en el futuro. ‘Manny’ es buen atleta, lo desarrolló y en el futuro será exitoso”.

El trabajo mental, sobre el trabajo físico, es a veces más importante. ¿Por qué llegó Manuel?

“El béisbol es muy sacrificante, en el caso de peloteros como ‘Manny’, llegan a una cultura que no es la de ellos, con idioma distinto, con comida distinta, no tienes a tu familia cerca. Es una competencia diaria con los demás peloteros que están contigo, para hacer el equipo, para subir de categoría. ¡Tienes todo en contra!”.

Entonces, ¿sí lo mental es fundamental?

“Cuando llegas y te firman… ¿qué ves? ¡Todo mundo tiene talento! Por eso los firman. ¿Cómo trabajas para ello? La mentalidad es importante. Si ya tienes meta clara y concisa, vas a trabajar sobre ella.

“‘Manny’ fue un muchacho que siempre tuvo la meta clara, de llegar a Grandes Ligas. ¿Y qué pasa? Él estaba dispuesto a sacrificar todo para llegar a ese punto. Esa es la diferencia con respecto de otros. ¡Diez años! Fueron diez años. Se perdió cumpleaños, aniversarios, fechas importantes para compartir con la familia. Aparecieron momentos donde estaba perdido, se sentía solo… Perdido. Uno se agüita, cualquiera que vive una situación así se cae”.

El equipo alrededor suyo ayuda mucho…

“Gracias a la familia, a su staff de trabajo, que le ayudamos a seguir para esa meta fijada, y para lograr lo que tanto ama. Nunca se desanimó por un mal momento, creció en eso”.

¿Hay “Manny” para futuro, para consolidarse?

“Es en lo que trabajamos mentalmente, porque ya llegamos a Grandes Ligas, pero ahora la meta es permanecer en las Ligas Mayores 15 años. Es muy difícil, pero si ‘Manny’ logró salir de un pueblo pequeño de Yucatán para dar el salto a Estados Unidos, primero, y llegar a donde está, ya hizo lo más difícil. Pienso que mantenerse 15 años es la próxima meta como grupo”.

El entorno familiar le ayudó a Manuel…

“La familia es importante, consejos, apoyos. La mentalidad influye. El pelotero necesita un enfoque que le permita absorber la información que pueda requerir, de béisbol, del equipo, de la vida, para seguir adelante.

“Cuando se firma a un pelotero, si es de una familia que respalda al muchacho, de buenos valores, de principios, pues las probabilidades de que el hijo salga con los mismos principios es altísima. ‘Manny’ viene de una familia espectacular, padres que le apoyan, que lo aman, hermanas que lo adoran, abuelos excepcionales. El núcleo familiar ha sido clave en el desarrollo de Manuel Rodríguez. Él vive agradecido con todo lo que su familia ha hecho, por el legado que ha tomado, como te contó en la entrevista en el Diario”.

Y en lo personal, ¿cuáles son las cualidades que usted vio en Manuel?

“Con ‘Manny’ lo que vi, que me hizo interesarme, y lo digo como son mis palabras: ¡Es un enfermo del gimnasio! Es un muchacho que sí tenía talento. ¿Pero sabes? He visto a muchachos con talento, hasta con más talento que Manuel, pero no llegan”.

“‘Manny’ sabía que tenía talento, sabía que podía mejorar. En el momento importante, tomó las riendas de su carrera, la decisión de trabajar más fuerte, ponerse más fuerte que todo el mundo, poner más interés en las pequeñas cosas que marcan la diferencia. Tomó referencia en la calidad de los lanzamientos, cómo tiro la recta, cómo la localizo, cómo trabajo con el movimiento de la muñeca para los lanzamientos rompientes. El enfoque de él era de otro nivel”.

“Eso me convenció y por eso lo apoyé en esa carrera que ha llegado a Grandes Ligas”.— Gaspar Silveira

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Domingo Mundial de las Misiones: Homilía del XXX domingo Tiempo Ordinario

Giro en el caso Ravelo