in

Más que mujeres en bikini

Las Rangers: desafíos personales y lucha por superarse en el emparrillado a nivel nacional.

Como bien dicen, no solo es ponerse un bikini e irse a la cancha, ovoide en mano. Es ir a trabajar a diario intensamente, aprender cada día más sobre el deporte y, si pueden dejar huella en el fútbol americano femenil, mucho mejor.

“Esta es una disciplina muy fuerte, se requiere de mucho sacrificio y dedicación”, comenta Mirna Paredes Barbudo, una de las integrantes de las Rangers de Mérida, equipo de la Woman Football League, modalidad bikini, que debutará este sábado en la temporada 2019. Llegar a ser parte de este equipo y jugar en firmamento nacional es una muestra de que se pueden lograr objetivos siempre que haya interés.

Así lo vislumbra igual Dania Várgas García, una chica de 23 años que cursa la carrera profesional de Criminología en la Universidad Vizcaya. “Soy una mujer normal, como cualquiera. Me gusta el deporte y me gusta proponerme retos. Uno es este: vestirme y salir a jugar entre mujeres que hacemos lo que nos gusta”.

Debe existir una perfecta sincronía, como mujeres y como deportistas. Disciplina total.

En el caso de Mirna, proviene de una familia de deportistas: su hermano Wílliam fue seleccionado nacional y jugó varias temporadas al más alto nivel con el Monterrey en Primera División. Sus tres hijos, André, Axel y Luca, juegan fútbol también y han estado involucrados en selecciones yucatecas, así que “sé lo que es el deporte, no solo es decir vamos a jugar. Implica orden, implica prepararse. El fútbol americano es mucha fuerza y se requiere un trabajo especial, mental y físico”.

En lo particular, señala: “Necesito mucha disciplina, esfuerzo, responsabilidad, porque tengo que hacer mis actividades como mamá y como deportista. Y a cualquier mujer se le demuestra que sí se puede. Solamente faltan las ganas”.

Dania se quita los anteojos, que le dan un toque de seriedad a su rostro para acomodarse el casco. “Es tener poder, sentirse grande al portar este uniforme, representar un equipo, a la ciudad, al Estado. Es sentir mucho por el deporte”.

Mirna va más a fondo con una reiteración. “No es solo ponerse un bikini. Conlleva muchas cosas. Son entrenamientos diarios, para sacar adelante todo el partido”. y Dania expresa, a manera de desafío, como si estuviera en la jugada clave de un primero y diez: “Cualquier mujer puede hacerlo, seas estudiante, o mamá. Que vengan a entrenar, a cualquiera podemos aceptar”.

Existe una amalgama de responsabilidades. “El fútbol americano y el equipo me han dado muchas satisfacciones”.

En el fondo, es lo que más ganancias ha dejado: saber que pueden hacerlo. Se requiere solamente intentarlo. Ellas lo hicieron y van para otra temporada con las Rangers.

Una y otra vez pueden ir diciendo, con propiedad, que no es solamente una cuestión de deporte y bikinis. Es mucho más.— Gaspar Silveira

Shakira ahora luce el cabello castaño. Foto: EFE

Shakira sorprende con su cambio de look en un partido de básquetbol

Cartón de Tony: El matabichitos