in ,

México, contra un clásico rival

Los mexicanos Raúl Jiménez y Uriel Antuna

Costa Rica, inesperado escollo en los cuartos de la Copa Oro

La suerte —y el fútbol— no estuvieron con Costa Rica en la primera fase de la Copa Oro. Y eso les puso a México en el camino más próximo.

Antes de lo que anticipaba, el Tricolor tendrá una primera gran prueba en un torneo oficial para su entrenador Gerardo Martino cuando se vea las caras el fin de semana ante los ticos, quizás el partido más equilibrado de los cuartos de final de la Copa de Oro.

El Tri avanzó a esta instancia con paso inmaculado en la primera fase, algo que no conseguía desde la edición del 2011 cuando se coronó en el campeonato de la Concacaf.

Con el argentino Martino, México acumula una racha de siete partidos ganados en igual número de encuentros, pero el equipo viene de una deslucida presentación ante Martinica en la que prevaleció con un ajustado 3-2.

“No estoy contento con el partido porque cometimos distracciones que en otra instancia ante rivales de mayor jerarquía podrían costar el partido”, dijo Martino luego del encuentro ante Martinica del domingo.

Un oponente que bien podría sacarle rédito a los descuidos mexicanos es Costa Rica, que se perfilaba como oponente del Tri para las semifinales. Pero los ticos fueron sorprendidos 2-1 por Haití y cedieron el primer puesto del Grupo B para sentenciar el enfrentamiento ante México.

“Estamos preparados para ganarle a cualquiera, mis jugadores tienen mucha clase, mucha jerarquía, México es un gran equipo, pero es 11 contra 11 y la pelota en medio, no hay mucho misterio en el fútbol”, dijo el uruguayo Gustavo Matosas, entrenador de Costa Rica.

El encuentro será hoy por la noche en Houston. Quien gane ese compromiso medirá fuerzas ante el ganador del partido entre Canadá y los haitianos, que se enfrentarán previamente al encuentro de México, también en el estadio NRG de Houston.

Una mina de oro

La Concacaf ha informado que los boletos para la doble cartelera de los cuartos de final de la Copa Oro, que tiene el México vs Costa Rica como plato principal, están agotados. Un total de 67 mil asientos, con un precio promedio de 150 dólares, con los que la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe vuelve a asegurar el negocio que le representa tener a la Selección Nacional.

Las ganancias que pudiera generar por sí solo el equipo mexicano pueden llegar a los 50 millones de dólares, con cerca de 400 mil localidades vendidas —únicamente por conceptos de entradas— si llega hasta la final del certamen. Más ahora que ha habido un incremento del 20% en los boletos.

La gran “Gallina de los Huevos de Oro” de la confederación ha dejado el verde de sus uniformes para el recuerdo, ahora viste de negro y blanco, pero apela al patriotismo de los paisanos para pagar en taquilla.

Lo que genera México en concepto de boletos vendidos solamente puede ser opacado si se juntan los números de entradas de los otros tres cabezas de serie.

En Pasadena, Denver y Charlotte, ciudades en las que el Tricolor jugó en la fase de grupos, hubo un promedio de 59 mil aficionados por partido. El que más seguidores tuvo en sus tribunas fue el Rose Bowl, con poco más de 72 mil. La suma total de asistentes a los tres partidos que ha disputado la Selección Mexicana es de 177 mil 684, que —con un promedio de precio por entrada de 120 dólares— rebasa los 21 millones de ganancia al momento, sin contar lo que se genera por los esquilmos.

“Tardes de ballet” en Chuburná, con niños y jovenes

Hallan cuerpo en plena calle de Tizimín