in

Momento complicado

El Allegiant Stadium

Raiders, entre su reciente mudanza y la crisis de salud

El cambio de casa a Las Vegas durante el receso entre campañas, una reestructuración de su defensiva y el reto de competir en la división con Patrick Mahomes y los Jefes de Kansas City, constituían ya una tarea difícil para el entrenador en jefe de los Raiders, Jon Gruden.

Pero todo esto es nada, en comparación con el intento de Gruden para mantener a sus jugadores a salvo del Covid-19 en una ciudad donde hay alta propagación del coronavirus.

“Un error puede derribarnos a todos, y muy mal”, declaró Gruden. “Esto no favorece al fútbol americano; puede derivar en una terrible enfermedad. Así que quiero prevalecer cuando salgamos de las instalaciones”.

Los Raiders han capoteado todo esto bastante bien hasta el momento. Ningún jugador ha decidido no participar en la temporada por razones de seguridad y el corredor sustituto Devontae Booker es el único puesto en la lista de reservas por Covid-19 después de la primera ronda de pruebas realizadas a novatos y veteranos.

Gruden dijo que se ha enviado el mensaje a todos de que serán evaluados tanto por la manera como se conduzcan fuera del campo para evitar situaciones peligrosas como por su desempeño en los entrenamientos.

“Todos asumimos de manera mutua la plena responsabilidad y rendición de cuentas”, afirmó el receptor novato Henry Ruggs III.

 

Joven pierde el control de su vehículo en la vía Dzilam González- Buctzotz

Franck Fernandez

"Doble fake new o La Guerra de los Mundos"