in ,

Neymar sería sancionado hasta ocho partidos por agredir a un aficionado

El jueves se decidirán las sanciones para Neymar tras agredir a un aficionado.- Foto: EFE

PARÍS (EFE).- Las sanciones para Neymar podrían ir en aumento luego de agredir a un aficionado tras perder la final de la Copa de Francia frente a Rennes.

La primera sanción llegó por criticar al árbitro a través de las redes sociales por lo que fue suspendido en tres partidos, castigo que deberá cumplir la próxima campaña.

Pero su incidente del sábado con un aficionado del Rennes, que le espetó “aprende a jugar al fútbol” mientras subía por las escaleras del Estadio de Francia para recoger su medalla, lo coloca de nuevo en el disparadero y en puertas de una sanción más dura.

Si la comisión de disciplina de la Federación entiende en su reunión del jueves que Neymar propinó un golpe al espectador, aun sin ocasionarle heridas (artículo 1-13), podrían caerle hasta ocho partidos.

Si los jueces son más benevolentes y aprecian que hubo una tentativa de agresión pero que ésta no se consumó (artículo 1-11), el castigo podría ser de cinco encuentros.

Sin embargo, como informa este lunes el diario “L’Équipe”, la estrategia del club ha ido dirigida desde el inicio a demostrar que Neymar sufrió una provocación previa, lo que debería de servir como atenuante y aligerar la pena.

En cualquier caso, los improperios dirigidos al brasileño no fueron los únicos recibidos por los jugadores del PSG. Y el resto no respondió de la misma forma.

El espectador, supuestamente identificado como amigo de un jugador del Rennes, llamó “sucio bufón” al portero Gigi Buffon o “racista” a Marco Verratti cuando pasaban a su lado, como quedó registrado en un vídeo tomado por él mismo con su móvil.

¿Fuera de la temporada?

Pase lo que pase, no resulta complicado pensar que la temporada puede haber terminado para Neymar, con cinco partidos restantes y el título de la Ligue 1 ya en manos de su equipo.

De hecho, según “L’Équipe”, al PSG le interesa que su expediente se resuelva lo antes posible, para que pueda cumplir su sanción antes de que termine una temporada que Neymar no recordará con especial cariño.

El último en censurar su acción fue este lunes su entrenador, Thomas Tuchel, que dijo en rueda de prensa que “no es posible hacer eso” aunque se haya sufrido una provocación.

“No me ha gustado nada”, dijo el alemán, que ve cómo su buena estrella en París ha comenzado a apagarse tras la eliminación en Europa y la humillante derrota por penaltis en la Copa de Francia contra el Rennes.

Tuchel entendió que “no es fácil subir los peldaños tras una derrota”, también para él mismo, pero insistió en que tras una derrota “hay que ser respetuoso”.

De poco le sirvieron a Neymar las excusas que presentó a través de las redes sociales tras cometer su imprudente acción, en las que además trató de justificar su comportamiento.

“¿Actué mal? Sí. Pero nadie puede quedar indiferente” ante los insultos, señaló el delantero en su cuenta de Instagram.

Sin congeniar con la afición

Los medios en Francia se preguntan por el motivo de esas salidas de tono de Neymar, que evidencian el momento frágil que sufre un jugador que nunca ha llegado a congeniar del todo con la afición parisina.

Si en su primera temporada fue la tensión soterrada que vivió con el uruguayo Edinson Cavani, ídolo de la hinchada del PSG, en esta segunda se ha visto opacado por el emergente Mbappé.

En ambos cursos, además, tuvo que vérselas con su inoportuna lesión en el quinto metatarsiano del pie derecho, que este año lo mantuvo alejado de los terrenos tres meses, desde finales de enero hasta hace una semana.

La ausencia del césped no le sienta bien al exjugador del Barcelona, que este año también fue noticia por aparecer bailando en el carnaval carioca poco después de abandonar las muletas por su lesión.

Sujetos armados asesinaron a balazos a un paciente en un hospital de Oaxaca, la noche de este domingo (Foto tomada de @Reporte_Indigo)

Sujetos armados ingresan a hospital de Oaxaca y asesinan a un paciente

Encuentran ballena con arnés y temen que sea un “arma rusa”