in ,

Ocho rugidos del rey León

El León

El mejor equipo del torneo rubrica todo en la final

La justicia no siempre llega en el deporte, una actividad lúdica e inesperada.

Anoche, el León le puso justicia a las cosas y confirmó que es, ahora sí con corona, el mejor equipo del balompié mexicano.

Golpeando con fiereza — como su mote lo indica — y defendiendo con garra, los Panzas Verdes vencieron 2-0 a los Pumas de la UNAM (global de 3-1) para convertirse en los campeones del Torneo Guardianes 2020, un campeonato fuera de lo común en todo sentido.

León jugó de otra forma la liguilla. Más calculador y menos espectacular, Ignacio Ambriz aprendió que ganar lo es todo. Y lo hizo.

Andrés Lillini, quien entró de “bomberazo” antes de que comenzara el torneo, tomó otra decisión en el vestidor. Seguro la pensó y pensó hasta que llegó a una conclusión: Alfredo Talavera sería titular en la final de vuelta.

A toro pasado todo es más sencillo y el hubiera es una palabra que es muy fácil de desenfundar en este caso.

¿Y si hubiera jugado Julio González?

Porque Emmanuel Gigliotti enfiló hacia el área y sacó un disparo... llamémosle competitivo para no abaratar el “potente” y “Tala” decidió estirar el brazo y no la pierna, como se antojaba mejor.

El balón entró apenas al minuto 12, cuando los Panzas Verdes lamentaban la baja por lesión de Ángel Mena y el mar se les abrió.

Controlando el balón, atacando poco, siendo calculador, el rey de la selva estaba cerca de su octava corona.

Pumas, fiel a su estilo, comenzó a apretar y a intentar con el juego directo, ese que mejor le sale, pero cuando tuvo que proponer se le nublaron las ideas.

Hubo polémica. Pérez Durán le perdonó una posible expulsión a Andrés Mosquera y después compensó no sacándole la segunda amarilla a Fabio Álvarez.

Joel Campbell, quien había entrado por Mena — que también se lesionó en la final que perdieron ante Tigres — salió del campo al 80 sacudiendo la cabeza. Ambriz, en pro del equipo, decidió que mejor ingresara un hombre de las condiciones del colombiano Yairo Moreno.

Y de nueva cuenta las cosas le salieron a “Nacho”.

Universidad intentó salir jugando con un pelotazo muy tendido y bien cortado por la defensa del León. Luis Montes filtró para Moreno quien le quebró la cintura a Andrés Iniestra para marcar el gol que rubricó la corona del mejor equipo de México.

En León, donde José Alfredo Jiménez dijo que la vida no vale nada, ahora una corona vale todo para un equipo que luchó por ella.

Dos años de intentarlo y tropezar se vieron recompensados, lastimosamente sin gente en las tribunas. Así de injusto es el deporte a veces.— MIGUEL CALDERÓN LÓPEZ

Liquidan a ferrocarrileros de Yucatán y Campeche