in ,

Orgulloso de su estirpe

José Juan Vázquez (izquierda) en el recibimiento a Víctor Guzmán

Sepúlveda sabe que necesitarán pelear en lo alto

En el seno de las Chivas el ánimo está a tope en esta pretemporada con miras al Torneo Clausura 2020, tanto que existe un especial orgullo por lo que pueden lograr con puros mexicanos.

El defensor Gilberto Sepúlveda, quien fue la revelación de los rojiblancos en el Apertura 2019, subrayó que existe la confianza en alcanzar los objetivos trazados para este nuevo semestre gracias a la base de jugadores que había y con la llegada de destacados refuerzos.

“Tenemos muy claro lo que este club tiene que estar peleando siempre, para eso nos estamos esforzando desde el primer día de esta pretemporada”, apuntó desde Playa del Carmen, donde el Rebaño Sagrado hace trabajo de pretemporada.

Agregó que “además somos un cuadro de puros mexicanos y eso nos enorgullece más, por lo que podemos lograr juntos; queremos estar arriba desde el principio y con la base que hay más los nuevos compañeros estamos seguros de que lograremos todos los objetivos”.

“Tiba” Sepúlveda valoró el trabajo que se hace en esta etapa de preparación para que el plantel llegue en óptimas condiciones al nuevo certamen, en el que Chivas busca recuperar el protagonismo, primero con su regreso a la Liguilla y luego con la meta clara de pelear por el campeonato.

“De aquí tomamos la fuerza para poder realizar una gran campaña, esta etapa es pesada por las cargas físicas, pero somos conscientes del valor de cada entrenamiento para el bien individual y colectivo, desde aquí pensamos en ganarle a cualquier equipo que tendremos enfrente y para eso hay que dejarlo todo cada día”.

Quien fuera titular en nueve partidos del pasado torneo se dijo contento por pertenecer a Chivas y aplaudió la llegada de refuerzos para aumentar la competencia para bien de la institución rojiblanca: “Estoy muy contento por ser parte de este grupo”.— NOTIMEX

 

Síguenos en Google Noticias

Luis Alpizar Navarrete y Daniela Molina López

La rosa negra