in ,

Otro título para los Dodgers

Los Dodgers de Los Ángeles posan en el diamante del Oriole Park luego de asegurar la corona divisional

Los Ángeles gana el Oeste por 7o. año consecutivo

Los Dodgers se empaparon con la champaña. Vaciaron decenas de botellas de cerveza, sin beber en realidad mucho de su contenido.

Protagonizaron una celebración feliz pero apegada todas las reglas. Mostraron que están acostumbrados a ello, tras conquistar por séptima vez consecutiva el título de la División Oeste de la Liga Nacional.

Desde luego, les alegra ser el primer equipo en las Mayores que sella su boleto de playoffs en esta campaña. Pero muchos daban por un hecho este cetro desde mayo, así que de ningún modo este festejo se asemejó al triunfo sobre Colorado en el juego de desempate del año anterior.

Fue un festejo “moderado”, en palabras del propio mánager Dave Roberts.

“Es una de esas cosas que esperábamos”, reconoció el piloto anoche, tras la victoria 7-3 sobre los Orioles de Baltimore que aseguró el cetro para Los Ángeles. “Obviamente, es apenas el comienzo de septiembre, pero eso no demerita lo que ha hecho esta organización”.

Los Dodgers ganaron fieles a su estilo, empleando dos jonrones de Corey Seager y una joya de pitcheo de Walker Buehler.

Luego del último out, los Dodgers se reunieron en el montículo para una celebración que incluyó un cambio de vestimenta para el baño con champán y cerveza en el clubhouse.

“Cuando tienes momentos como éste, creo que hay que apreciar lo conseguido. Es algo especial, de verdad”, afirmó Roberts. “Ganar la división y lograrlo siete veces consecutivas, con la consistencia de esta organización, destaca lo que hemos hecho. Hay muchas personas que tienen el mérito. pero también tenemos la idea de concentrarnos en lo que sigue adelante. Hay que ganar 11 juegos en octubre”.

Los Ángeles, que viene de derrotas consecutivas en la Serie Mundial ante Houston y Boston, y busca su primer campeonato desde 1988, comenzará aparentemente la postemporada en el Dodger Stadium el 3 de octubre contra un equipo comodín. Es lo más temprano que los Dodgers (94-52) han asegurado el gallardete divisional en su historia.— AP

 

Fue un golpe de realidad