in

Paola Espinosa cuenta cómo la maternidad la llevó al éxito deportivo

Paola Espinosa está segura que la maternidad llegó a su vida para ser ese trampolín que la catapultara a seguir luchando por sus sueños y trabajar para que más niños y niñas se comprometieran con el deporte.

En charla con Inés Sainz, en la que también participó la golfista Lorena Ochoa, la clavadista mexicana aseguró que en el instante en que tuvo a su hija Ivana en brazos, supo que sería por ella que regresaría a su deporte para traer a México una medalla olímpica.

Ivana fue mi trampolín, mi plataforma, lo que me impulsó para regresar y entrenar”, compartió la deportista como parte del Primer Foro enfocado a la Economía de la Mujer.

Paola Espinosa ante los retos físicos

No obstante, reconoció que recuperar su condición física fue una etapa difícil que implicó trabajar aún más.

“Yo subí muchísimo de peso, me costó muchísimo regresar a mi forma deportiva. Es mentira eso que dicen que una vez que haces deporte, ya regresas como si nada. No es cierto, me costó muchísimo trabajo (…) aún con todo eso lo disfruté muchísimo”.

Y es que recuerda que poco antes de cumplir un año de ser mamá participó en unos Juegos Centroamericanos, en el que logró el segundo lugar. Recordó que al siguiente año fue nombrada la tercera mejor clavadista en el mundo, que le valió su clasificación en los Juegos Olímpicos.

Fue mi hija la que me enseñó a ser feliz, a tomar las cosas un poco más ligeras”, reconoció la deportista, quien recientemente debutó como maestra en las clases televisadas de “Aprende en Casa II”.

En su intervención, reconoció que incluso convertirse en mamá le abrió un nuevo panorama que la llevó a crear una fundación para ayudar a que más niños se interesen en el deporte.

México ya supera las 61 mil muertes por Covid-19

Ajusta Moody's a 10% la caída de la economía de México para 2020