in

Pittsburgh sigue vivo

 

Los Acereros se quedan con duelazo en casa ante Nueva Inglaterra: 17-10

El novato Jaylen Samuels corrió para 142 yardas y realizó una atrapada clave en tercer oportunidad durante el cuarto período, para que los Acereros de Pittsburgh se impusieran 17-10 a los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Samuels jugó su segundo encuentro de inicio como reemplazo del lesionado James Conner, y Pittsburgh cortó una racha de tres derrotas.

Ben Roethlisberger lanzó para 235 yardas, con dos touchdowns en la primera mitad. Vio interceptados dos de sus envíos, pero los Acereros (8-5-1) siguieron adelante de Baltimore en la División Norte de la Conferencia Americana, cuando restan dos semanas de la temporada regular.

Chris Boswell, quien ha tenido tantas dificultades en la campaña —incluso el equipo probó a posibles reemplazos durante la semana—, falló un intento de gol de campo de 32 yardas en el tercer cuarto. Se reivindicó al convertir uno de 48 yardas cuando restaban 2:30.

La defensiva de Pittsburgh, que dejó escapar ventajas en el cuarto período durante sus dos partidos anteriores, cumplió esta vez con su tarea.

Los Patriotas (9-5) se perdieron la oportunidad de asegurar su décimo título consecutivo en el Este de la Americana. Un pase de Tom Brady hacia la zona de anotación, que tenía como destinatario a Julian Edelman, fue desviado por Morgan Burnett, de Pittsburgh, para finalizar el encuentro.

Brady totalizó 279 yardas y una anotación, pero también un pase interceptado que resultó decisivo sobre el final.

“Es un gran triunfo para nosotros”, dijo el “Big Ben” al término del duelo. “Es la época más importante del año. Necesitábamos ganar este partido”.

En cuanto a la actuación de su pateador, el entrenador en jefe Mike Tomlin aseguró que “(Chris) es nuestro pateador de principio a fin, y cumplió en su segunda oportunidad. De eso se trata”.

Mitchell Trubisky lanzó para dos touchdowns, el profundo Eddie Jackson cortó una racha inédita de Aaron Rodgers sin intercepciones, y los Osos de Chicago aseguraron el título en el Norte de la Nacional al vencer 24-17 a los Empacadores de Green Bay.

Los Osos (10-4) no avanzaban a los playoffs desde 2010, cuando se coronaron también en la División Norte. Amarrar el boleto con un raro triunfo sobre sus odiados rivales hizo el logro aún más dulce.

“Hemos conseguido mucho”, dijo Trubisky. “Pero creo que estoy más orgulloso del tipo de jugadores que tenemos en nuestro vestuario, de la cultura que hemos desarrollado. Sabemos que nadie creía realmente en nosotros al comienzo de la pretemporada y ni siquiera en el transcurso de la campaña, pero sabíamos qué tipo de equipo tenemos y que mejoraríamos cada semana”.

La mejoría es notable para un equipo que llegó a esta temporada con cuatro años seguidos como colista de su división. La contratación del entrenador Matt Nagy y el canje por Khalil Mack antes de la campaña contribuyeron a cambiar la situación.

En contraste, esta derrota, combinada con el triunfo de Minnesota 41-17 sobre Miami, mantiene a Green Bay fuera de la zona de postemporada, de la que se ausentaría por segundo año en fila.

Chicago había perdido nueve de 10 duelos frente a los Empacadores (5-8-1). Pero los Osos consiguieron su primer viaje a playoffs en ocho años, merced a su séptimo triunfo en ocho duelos.

Rodgers vio concluida una racha de 402 pases sin que uno solo fuera interceptado, un récord de la NFL.

En Indianápolis, Marlon Mack corrió para 139 yardas, la mayor cifra en su carrera, y logró dos anotaciones, en un duelo en que la defensa de los Potros blanqueó una de las ofensivas más encendidas de la NFL, en una victoria 23-0 sobre los Vaqueros de Dallas.

Los Potros (8-6) se mantuvieron en la búsqueda de un boleto a playoffs de la Conferencia Americana con su séptima victoria en ocho juegos y su primera blanqueada desde una victoria 27-0 a Cincinnati el 19 de octubre de 2014.

Dallas (8-6) no consiguió asegurar el título de la División Este de la NFC y vio cortada su racha de cinco victorias.

Fue Mack quien encabezó el gran espectáculo de ayer. Marcó la pauta del juego al eludir a un tacle para un avance de 19 yardas en su primer acarreo. Terminó con 22 acarreos e igualó la mayor cantidad de anotaciones de su carrera con dos, todo contra la tercera mejor defensa terrestre de la liga.

El quarterback novato Lamar Jackson desarmó a la defensa de Tampa Bay en un campo empapado, corrió para 95 yardas y lanzó para 131 para otorgarle una victoria 20-12 a los Cuervos de Baltimore.

Designado como el quarterback titular sobre el veterano Joe Flacco hace unos días, Jackson justificó la decisión con una actuación fascinante. El ganador del Trofeo Heisman en 2016 se deslizó entre los tacles y condujo una opción de pase terrestre de la misma forma en que lo hizo durante sus días de gloria en Louisville.

En otros resultados, Cincinnati superó 30-16 a Oakland; Minnesota apaleó 41-17 a Miami; Seattle fue sorprendido 26-23 en su visita a San Francisco, cayendo en tiempo extra.— AP

 

Día clave para el caso Madero

Liv Ullmann llega a los 80 años con una vida de cine