in

Por un final grande

Arriba

Cartel expectante en Mérida; salen a defender el toro

Amigos aficionados…

Se alista todo para el último tirón de una temporada invernal en la Plaza Mérida que ha dejado, ante todo, intensidad.

Y lo que viene puede dar para algo que haga alentador el tiempo de espera que durará entre temporada y temporada. Viene Pablo Hermoso de Mendoza, la leyenda del toreo a caballo, en un cartel en que estarán, a pie, Fermín Rivera y Antonio García “El Chihuahua”. Combinación rematada, según se lee en este y otros lares, donde se sigue ya todo lo que pasa en la Plaza Mérida.

Y pues a Hermoso de Mendoza se le espera año con año en la Mérida, casi siempre para finalizar temporada. De toreros como Fermín, de esos de arte y callado andar, hay siempre la expectación de verle cuajar un toro, y para completar, “El Chihuahua”, uno de los mejores toreros-banderilleros que hay en México. Acaba de salir en hombros el martes de carnaval de Jalostotitlán, en Jalisco, donde cortó dos orejas.

Los toros de Montecristo, para Hermoso, y Los Cues, para los de a pie, ya fueron embarcados y dicen que es una corrida grande en kilos y trapíos. En la Mérida, desde ayer, se abrió la venta de boletos para esa tarde, desde 350 pesos en sol general.

De otro lado, todos hacen su lucha en los ruedos. Nos llama muy ilusionado el conocido “Chamaco” Balam para contarnos que matará un toro de Guanamé el domingo en Chichimilá. “Quiero agradar a la afición que siempre me apoya”, destacó el torero de Kanasín.

Apenas el domingo pasado en Chichimilá, ante tres cuartos de entrada en la plaza portátil “La Esperanza”, Mari Paz Vega, torera española, dio una lección de pundonor despachando un toro de Guanamé, al que cortó dos orejas. De esa tarde, alienta mucho ver el desarrollo que llevan los chicos como Cristóbal Arenas “El Maletilla”, Alejandro Moreno “Castelita” y la yucateca Mariangel Segovia, llevándose premios simbólicos ante erales de Eusebio Vázquez.

Y comentamos dos cosas igual, de suma importancia. Primero, el caso de Estrella Morente, cantaora esposa del diestro Javier Conde que en vivo, en la gala del reality Operación Triunfo, recitó una estrofa de José Bergamín defendiendo la tauromaquia en respuesta a un disparate dicho por una consursante. Al costo: “Ni el torero mata al toro, ni el toro mata al torero, los dos se juegan su vida a un mismo azaroso juego”. Y medio mundo, de la línea anti, se le fue encima. Mi respaldo a Estrella, claro.

Y segundo, mientras en México los taurinos se pelean por ver quién hace y qué hacen en pro de los toros, en Perú, el Tribunal Constitucional declaró infundada la demanda de inconstitucionalidad interpuesta contra las corridas y, en consecuencia, estas actividades seguirán siendo exceptuadas.— Gaspar Silveira Malaver

 

Síguenos en Google Noticias

Condiciones climáticas impiden atraque en Cozumel de polémico crucero

Quieren salvar vidas