in

Randy Arozarena comienza a calentarse en el plato

Randy Arozarena festeja con Brett Phillips luego de pegar un jonrón

El cubano dispara dos jonrones en la victoria de Tampa

El cubano Randy Arozarena puso el listón bien alto con su histórica postemporada del año pasado, incluyendo la Serie Mundial. Esperar que sostenga ese nivel en una temporada completa sería sencillamente injusto. Como dijo el manager de las Rayas, Kevin Cash: “No sé si algún jugador lo haya hecho”.

No se puede negar la importancia que tiene Arozarena para la alineación de las Rayas. El coach de bateo Chad Mottola no quiere ponerles tanta presión a los jugadores de Tampa Bay, pero ha compartido constantemente un mensaje a lo largo del año con el cañonero cubano: “Sabemos que somos mejores contigo en la alineación, así que necesitamos que despegues”.

Las Rayas vieron a Arozarena empezar a calentarse con dos hits el lunes, pese a que no pudo evitar una derrota. Pero el martes, volvieron a contar con el apoyo de su cañonero, cuando conectó un doble y un jonrón ante el zurdo John Means en los primeros tres innings de la victoria por 9-3 sobre los Orioles en el Tropicana Field. Y ayer, Arozarena volvió a sacarla con un batazo de 386 pies (según Statcast) frente al abridor de los Orioles, Alexander Wells. Más adelante, le disparó otro a Wells, en lo que al final fue una victoria de las Rayas 5-4 sobre los Orioles.

Lo que ha demostrado Arozarena en los últimos días podría ser de gran importancia para las Rayas. Su defensa del jardín izquierdo ha sido bien valiosa y sigue estando por encima del promedio de la liga en el plato. Pero como lo demostró en la postemporada, el patrullero de 26 años puede cargar con un equipo entero con su enorme talento.

“Me sentí bien. Estoy muy agradecido por ver los resultados en el último par de días”, mencionó Arozarena. “Pero lo que más me pone contento es que pudimos ganar. Cualquier cosa que tenga que hacer para llevar al equipo al triunfo, lo voy a intentar”.

Desde la pausa del Juego de Estrellas, las Rayas han visto cómo ha mejorado la ofensiva del cubano, quien viene trabajando con Mottola en la forma de pararse en el plato y en búsquedas de maneras para explotar su capacidad atlética en el plato. El par de pitcheos que dio Arozarena por el medio del terreno el lunes le demostró a Cash que el toletero va bien.

“Necesitamos a Randy. Le dijimos que era hora”, confesó Mottola. “Somos un mejor equipo si él va bien”.

Tal vez sea producto de haber enfrentado a los Orioles, porque ahora tiene de 32-14 con cinco jonrones, tres dobles y 14 empujadas en siete juegos ante ellos en la temporada. Pero ha dado al menos un extrabase en partidos consecutivos por primera vez desde el 16 y 17 de junio y el martes fue el primer partido con múltiples conexiones de ese estilo desde el 14 de junio.

“He estado tratando de hacer el mismo trabajo que he venido haciendo desde el comienzo del año”, dijo Arozarena. “Hablé con mi esposa y le dije: ‘Oye, ¿Dios podrá darme más hits? Por favor, eso es lo que necesito’”.—MLB

 

Prevén 1.5 millones en la informalidad

Cartón de Tony: Chayo Julio César