in , ,

Rara noche en la vuelta del público al Kukulcán ayer (fotos)

Lo escuchamos de varias formas. Desde el “qué padre” o incluso el “maaah”, que caracteriza tanto a las expresiones de sorpresa y emoción de los yucatecos.

Pero no fue solo eso. En la noche de los cubrebocas, del gel antibacterial, de escuchar una y otra vez las recomendaciones para seguir los protocolos sanitarios por el Covid, el béisbol y sus abrazos y saludos de amigos aficionados quedaron guardados. Esta vez no se puede disfrutar de ello.

Imágenes del regreso de la afición al estadio Kukulcán
Imágenes del regreso de la afición al estadio Kukulcán
Imágenes del regreso de la afición al estadio Kukulcán
Foto: Megamedia
Imágenes del regreso de la afición al estadio Kukulcán
Imágenes del regreso de la afición al estadio Kukulcán
Imágenes del regreso de la afición al estadio Kukulcán
Imágenes del regreso de la afición al estadio Kukulcán
Imágenes del regreso de la afición al estadio Kukulcán
Leones Vs Tigres Mayo 18 de 2021- Foto Celis
Imágenes del regreso de la afición al estadio Kukulcán

Por primera vez desde el 29 de septiembre de 2019 los aficionados volvieron a entrar al Parque Kukulcán, al veinte por ciento del aforo. Los Leones, desde la caseta, sonrieron cuando voltearon hacia arriba al comenzar el juego de exhibición ante los Tigres de Quintana Roo, el penúltimo de una atípica pretemporada.

Filas espaciadas para entrar, lectores de temperatura corporal, dispensadores de gel, obligatorio, y los inspectores de seguridad pasando a todos lados a señalar que el cubrebocas debe estar en su lugar, salvo cuando se está comiendo.

"Saca la toallita"

Pero lo demás, un juego clásico del Kukulcán. A comer casi y beber las viandas y bebidas que allí se expenden, las imágenes en la pantalla gigante, las arengas para apoyar a los melenudos. Ese “saca la toallita” que, con pocos aficionados, le dio emoción al duelazo de pitcheo, o mirarse en la pantalla gigante, ni se diga el correr por la pelota en las butacas tras un foul (allí se olvidó la sana distancia a todos). Y el sobresalto de los aficionados cuando, de forma explosiva e inesperada, retumbaron los tambores de la porra de Samos en butaca alta. Obvio, con los improperios infaltables de los aficionados inconformes con las decisiones de los umpires.

De a poco, porque entraron, quizá 2 mil personas. Catorce meses después, una pequeña fiesta de béisbol. Para que continúe, el aficionado tiene que poner de su parte. O llegará la frase facebookera “esto se va a descontrolar”. Y si pasa, lo vamos a lamentar todos.

Hoy habrá otra prueba, con diez por ciento más de aforo en las butacas. Y todo quedará listo para el debut de las fieras el viernes, y la apertura aquí el martes 25, cuando sea hora de jugar y apoyar de verdad al béisbol y la salud.— Gaspar Silveira

Motociclista choca contra panorámico de taxi colectivo en la vía Motul - Kiní