in ,

Real Madrid gana 2-1 al Viktoria Plzen en Liga de Campeones

El Real Madrid ganó 2-1 al Viktoria Plzen este martes en la Liga de Campeones, en un partido percibido como un examen para el cuestionado técnico blanco, Julen Lopetegui.

 

Karim Benzema abrió el marcador de cabeza (11), antes de que Marcelo hiciera el 2-0 (56) y Patrik Hrosovsky recortó (78) en un partido de la tercera jornada, que devuelve al equipo blanco al segundo puesto del Grupo G de la ‘Champions’.

La victoria parece dar un poco de aire a Lopetegui, en medio de las especulaciones sobre su continuidad en el banquillo blanco, pero mantiene las dudas sobre el juego blanco, a la espera de lo que ocurra el domingo en el Clásico liguero contra el Barcelona.

El equipo blanco dominó el encuentro ante el rival más débil del grupo G, pero volvió a sufrir en defensa, donde cada llegada del equipo checo ponía el corazón de los aficionados blancos en un puño.

El Real Madrid empezó con fuerza, presionando y, tras un cabezazo del Sergio Ramos al palo (5), Benzema remataba de cabeza un centro de Lucas Vázquez para abrir el marcador (11).

El francés, al que lopetegui dio la responsabilidad ofensiva junto a Bale, fue el mejor jugador de su equipo creando y asistiendo a sus compañeros, hasta el punto de que acabaría siendo despedido con aplausos por el Bernabéu.

Sin embargo, el gol no sirvió para dar tranquilidad al equipo blanco.

Los ‘merengues’, ansiosos por marcar el segundo, se fueron hacia adelante, lo que trajo problemas cada vez que el equipo checo salía al contraataque.

En la banda derecha, Lucas Vázquez sufría para parar David Limbersky y Milan Petrzela, que en el 11 llegaba hasta el palo para perder el mano a mano con Keylor Navas.

Limbersky también llegaría casi hasta la portería para cruzar demasiado el balón (30) en otra ocasión de mucho peligro, dando un susto al Bernabéu, donde empezaron a sonar algunos pitos ante la imagen que empezaba a dar el equipo blanco.

 

Foto: Twitter @KatuArkonada

Colocan pañuelo verde a la Diana Cazadora en defensa del aborto

2018 podría ser el año más violento en dos décadas