in ,

Seis meses vitales para los Venados

Aspecto del entrenamiento de los Venados FC Yucatán

 

La primera de las 15 finales la perdieron. Sin embargo, como suelen decir, se perdió una batalla, más no la guerra.

Hoy, los Venados tendrán la segunda de esas finales y enfrente un largo andar para conseguir mantener su permanencia en la Liga de Ascenso MX.

Claro está que las necesidades han variado en los últimos años, pues primero se buscaba competir y ahora, con el tema porcentual encima, hay que ganar por ganar para sumar puntos que los alejen de las garras del descenso, algo que sería catastrófico para el proyecto comandado por Rodolfo Rosas Cantillo, presidente del club yucateco.

Cuando se toca fondo, todo lo que sigue es para bien, para intentar salir y reinventarse.

Por eso, dejando a un lado esto y viendo los aspectos positivos, los ciervos tienen las armas para pelear.

La portería es el lugar en donde no tienen, en el análisis, inconvenientes.

Armando Navarrete llegó para quedarse en un momento complicado para el club. Con experiencia en Primera División, “Nava” ha sido importante para que los Venados rescaten algunos puntos. Es, sin temor a equivocarme, el jugador más determinante para el club en los últimos dos torneos. Detrás de él viene el cubano Raiko Arozarena, quien no lo hizo mal cuando recibió la oportunidad el curso pasado y Rafael Ramírez, quien llega de la Liga Premier (Segunda División).

En defensa, con la llegada de Carlos Galeana, las cosas deben mejorar. Él se une a José Robles y Jonathan Sánchez como los hombres fuertes y Manuel López Mondragón que debe aportar toda la experiencia que le sobra.

Por las bandas, el regreso de Bryan Colula y Gabriel Báez, quien ha sido de lo mejor para los ciervos en los últimos torneos, debe aportar en ofensiva y defensa.

En el mediocampo la experiencia manda.

Aldo Polo debe mantener la banda de capitán y apoyarse en tipos como Paul Uscanga y Alfonso Tamay quienes llegaron para ser solución. En el papel lo son y se espera mucho de ellos.

La cuota goleadora necesaria recaerá en el experimentado Víctor Lojero.

Es momento también para que el yucateco Freddy Martín brille; es cuando más se le necesita y debe pesar.

En los extremos, Víctor Zúñiga y Franco Faría son necesarios. Es saber por fin que pueden explotar.

Armas hay, pero la pelota es caprichosa. Esperemos a favor.— MIGUEL CALDERÓN

 

¿El ogro caprichoso?

La razón pura