in ,

Serie del Rey: lo que se juegan los Leones de Yucatán antes del ¡Viva México!

TIJUANA.- El teléfono no ha dejado de recibir mensajes de WhatsApp. Casi todos hacen la misma pregunta: ¿van a perder los Leones de Yucatán hoy? Y los que no, se van con su comentario directo: "esto está arreglado".

Podría grabar una respuesta a cada interrogante y les diria: "Es béisbol. Todo puede pasar". Al otro grupo le comentaría: "Aún creo en la honestidad del béisbol".

¿De qué otra forma podríamos explicar a los aficionados esto que se esta viviendo en la Serie del Rey? Es increíble, a fuerza de ser sinceros. Los Leones llegaron a estar cerca de barrer a los Toros de Tijuana en cuatro juegos, de hacerlo en su propia casa. No sé pudo.

Los melenudos, aún tuvieron para liquidar la final de la Liga Mexicana en cinco partidos, tampoco lo concretaron. Perdieron el más dramático partido de final que se ha jugado en el Parque Kukulcán desde aquella memorable noche de agosto de 2006.

Los Toros de Tijuana, damas y caballeros, despertaron y salieron de terapia intensiva para colocarse a un paso de la gloria. Nadie, ni ellos tal vez, pensaron que esto podría darse. Cuando salieron del Kukulcán blanqueados por Jake Thompson el jueves pasado, Homar Rojas dijo que su equipo tenía esperanzas. Que no podían darlos por muertos porque aún les quedaba una vida.

Y vaya que tenían vida.

Leones de Yucatán: lo que estaría por ganar o por perderse

Todo mundo anda preguntando qué es lo que pasa con estos Leones que ilusionaron a sus seguidores.
¿Por qué dejaron de batear? ¿Por qué sus abridores dejaron de dominar como antes? ¿Qué piensa el mánager Matos al hacer sus cambios, o por qué se tarda en sus decisiones?

Podrían darse mil respuestas. Desde el Juego 5, cuando se pensó que debieron hacerse ajustes sobre la marcha. Si Matos pudo meter a Charles en lugar de Jaime o López a batear, o Fernando Pérez. O la razón por la que a Josh Lueke lo dejaron guardado ese día, dejando morir a Manuel Chávez en entradas extra. En el Juego 6 Lueke entró al juego con siete carreras de desventaja. ¿Necesario esta vez, más que el domingo?

El mánager tuvo sus razones. A él le pagan para dirigir y tomar las decisiones. La historia lo juzgará si los Leones no alzan el trofeo hoy.

Si levantan la Copa Zaachila, Matos borrará todo. Y hará historia. Historia de la grande porque sus Leones, nuestros Leones (sufrimos como aficionados y por estarle siguiendo la huella a cada instante) habrán logrado algo que también es impensable.

Relacionada: Ondea la bandera yucateca en el Estadio Chevron

Los improbables aparecen a todas líneas. La semana pasada como hoy viajábamos a Mérida con media corona. Y hoy, sinceramente, estamos esperando un milagro, una reacción de los Leones que será épica. Hoy les podría decir que los Toros son los que tienen la última palabra. Ellos son los dueños del control de la situación.

Toros de Tijuana: qué cambió para embestir a los Leones

Los Leones sólo deben salir a hacer lo suyo: jugar como hicieron para ganar 15 juegos en esta postemporada.
Jake Thompson ya lanzó un partidazo en esta Serie del Rey. Lechó a los Toros el jueves antes de que la lluvia frenara las acciones. Hasta eso… ¿cuán importante fue ese parón?

Los Toros recibieron una bocanada de oxígeno con esa suspensión. Y a los Leones les cortó el ímpetu.
A partir de ese día todo ha cambiado. Tijuana se ajustó desde entonces y los Leones no han podido hacer los suyos.

Anoche llegamos al hotel y platicamos con algunos peloteros. No todos, siendo honestos, se ven con la misma mentalidad. Es difícil, y entendible. El factor anímico te puede bloquear todo. Antes de subir a su habitación, Walter Ibarra me dijo chocando la mano derecha: "Mañana nos coronamos".

¿Qué pasa si pierden los Leones de Yucatán?

A nadie le gusta perder. Nadie sale al campo a ser un pelele que sabe que va a perder. Lo estamos viviendo de cerca. Hemos estado en prácticamente todos los juegos de esta campaña de la pandemia, en vivo y en tele o radio, y si algo podemos decir es que la temporada ha sido excepcional.

Que los Leones jugaron para ser campeones luchando contra muchas adversidades y aún hoy, en el último día de todo el largo calendario, tienen un obstáculo monumental que superar: sus propios fantasmas.


¿Los Toros emulando a los Charros de Jalisco de 1971?
Es posible.
¿Los Leones levantando su quinta corona? Es tan real como la de los Toros.
Que el béisbol nos regale un buen Juego 7 y podemos darnos por bien servidos los que amamos al deporte como una disciplina integral, sueño de niños y jóvenes.

Anoche escuchaba un grito: "Pepón" no me hagas un hijo… gana un partido más". Hoy es el día para ganarlo.
La historia la contamos después.

Niña de dos años y bebé de meses, abandonados en Río Grande

El magnate Bill Gates opina que la humanidad no está lista para otra pandemia

Bill Gates: La humanidad no está lista para otra pandemia