in ,

Sosa, salvador melenudo

Foto: Megamedia

Batea jonrón en la entrada 13 para triunfo yucateco

La de martes para miércoles fue una noche de regalo fantástico para los aficionados al béisbol. Indistintamente del marcador.

Porque vaya juego el que nos obsequiaron los Pericos de Puebla y los Leones, que ganaron 2-0 en 13 actos cuando uno de sus más callados héroes, Humberto Sosa, disparó cuadrangular de dos carreras.

Con dos fuera, José Juan Aguilar recibió base por bola y Sosa, quien siempre ha mostrado su oportunismo, mandó la pelota al bullpen haciendo explotar a miles de aficionados que aún había en el Kukulcán a las 0:15 horas de hoy miércoles.

El mejor juego del año. No cabe duda. Hace poco hablamos de uno que era de los mejores. Este lo superó. No hay duda.

Los dos abridores, Scott Harkin, por los Pericos, y el melenudo César Valdez, brindaron un recital para mantener la blanqueada, y los relevistas, con sus complicaciones, extendieron la maravillosa jornada de ceros y más ceros.

Yucatán tuvo una grande en la décima, pero los Leones cayeron en sus propios nervios. El “Chispa” Gastélum, novato en el puesto de mánager, ordenó base intencional al emergente Humberto Sosa para llenar la casa y salió bien librado porque Jorge Flores falló al elevar de foul a la primera pitcheada. Una increíble forma de desperdiciar una oportunidad de oro. Y luego el italiano Alex Liddi se atragantó con espeso ponche.

Filigrana de fildeo

De no ser por las defensivas, esta historia hubiese terminado más temprano. Y fue por los guantes igual que se trató de una noche memorable. Para abrir boca, Liddi con su habilidad para fildear a mano limpia en tercera y tirar a primera casi cayendo. Lo hizo en el primer acto.

En la tercera, José Juan Aguilar se tendió para engarzar de cordón de zapato una pelota que casi pica sobre la línea del derecho. Habilidad grande la del “JJ” en esa pradera.

Y fueron subiendo de nivel. Vea usted por qué lo decimos: en la quinta, Sebastián Valle mandó la pelota tras la barda del izquierdo, pero el patrullero Nick Torres pegó espectacular salto para robarle el jonrón, que hubiese sido de dos carreras. De los mejores atrapadones de la campaña en la liga.

Y todavía hubo más: Puebla pudo ganar en la décima, pero el guante de Xavier Scruggs lo evitó. Con hombres en primera y segunda, y uno fuera, en la guerra de estrategias, le dieron base intencional a Alberto Carreón para pitchearle a Danny Ortiz, el rey del Derby de Jonrones (lleva 36 bambinazos y 95 producidas). Zurdo, sacó un trueno sobre primera, pero Scruggs se tiró a su costado para hacer el out de oro.

Los lanzadores

Harkin lanzó de forma sensacional en ocho episodios con tres hits, una base y seis ponches. Valdez, quien falló en la tercera intentona de su victoria 15, se fue con siete actos, igual con tres hits, un pasaporte y seis anestesias. Grandes los dos, pero ninguno con la decisión.

Hoy, a las 8, Yoanner Negrín subirá a la loma por los Leones.— Gaspar Silveira

 

Los jugadores melenudos celebran el triunfo sobre los Pericos de Puebla. A la izquierda

“Me confundieron”: dueño del coche rayado por supuesta infidelidad

Acusado de acosar