in

Thiem se levanta de dos sets para ganar el US Open

El austriaco Dominic Thiem levanta el trofeo del Abierto de Estados Unidos

De la lona a la gloria

En un Abierto de Estados Unidos como ningún otro, Dominic Thiem construyó un regreso como no se había visto en 71 años.

Después de perder los dos primeros sets contra Alexander Zverev ayer en un Estadio Arthur Ashe casi vacío, sn aficionados por la pandemia de coronavirus, Thiem cambió las cosas de manera lenta, pero segura para una victoria 2-6, 4-6, 6-4, 6 -3 y 7-6 (6) en más de cuatro horas para ganar su primer campeonato importante.

El austriaco de 27 años es el primer hombre en ganar el Grand Slam americano después de ir perdiendo 2-0 en sets en la final desde que Pancho González lo hizo contra Ted Schroeder en 1949, en un evento conocido entonces como el Campeonato de Estados Unidos.

No solo eso, sino que en un final apropiado a dos semanas sin precedentes, este partido se decidió por un desempate en el quinto set, algo que nunca había sucedido en la final. Cuando terminó con un golpe de fondo que Zverev falló, un cansado Thiem colapsó de espaldas detrás de la línea de fondo. Zverev, quien estuvo a dos puntos de la victoria, caminó alrededor de la red para ofrecer un apretón de manos y un abrazo a su amigo, dos gestos que rara vez se ven en esta era de distanciamiento social. Dos grandes amigos que fueron llamados a estar entre los grandes, pero cuyo ascenso al trono no pudo darse por el trío de grandes que forman Novak Djokovic, Roger Federer y Rafael Nadal.

Thiem había llegado con marca de 0-3 en finales de Grand Slam, pero siempre se enfrentó a Nadal o Djokovic en esos otros. Esta vez, él era el favorito y salió nervioso, pero finalmente se sacudió de eso, mientras que Zverev pasó de estar tranquilo y confiado a pasivo y como sin fuerza para ganar.

El quinto set fue tan de ida y vuelta como los otros cuatro, y los errores de ambos aumentaron con la tensión y la historia a la vista.

Thiem rompió en el juego de apertura cuando Zverev mandó un par de derechas. Zverev se repuso de nuevo y rompió el silencio con un raro grito de “¡Vamos!”, cuando Thiem cometió una doble falta.

Luego fue el turno de Zverev de adelantarse y tomar una ventaja de 5-3 cuando Thiem envió un revés amplio y se inclinó, jadeando por aire. Pero con la oportunidad de sacar la mayor victoria de su incipiente carrera, Zverev vaciló y se desfondó cuando lanzó una volea a la red.

Eso dio inicio a una racha de tres juegos para Thiem, quien rompió para liderar 6-5, ganándose su propia oportunidad de sacar, cuando Zverev anotó un revés, seguido de un largo de derecha.

Si bien esta fue la primera final grande de Zverev, esta fue la primera que se suponía que ganaría Thiem, luego de las derrotas ante Nadal en el Abierto de Francia en 2018 y 2019, y luego ante Djokovic en Australia en febrero. antes de que la pandemia diera un vuelco al mundo y provocara un “US Open” sin aficionados y pruebas de Covid-19 regulares. El virus contagió a los papás de Zverev, que no pudieron estar presentes en estas dos semanas, y la fonfesión del alemán, entre lágrimas, arrancó aplausos.

Pero en general, en lugar de aplausos salvajes y gritos fuertes que saludan a los grandes intercambios, la banda sonora en el Estadio Arthur Ashe provino principalmente de fuera, cortesía de motores rugientes de aviones, trenes ruidosos, motores de automóviles acelerando, bocinazos y sirenas aulladores. Normalmente, el U.S. Open cierra cada temporada de Grand Slam, pero ¿qué ha sido normal en 2020?

“Tiempos extraños”, lo llamó Thiem.

Debido al brote, Wimbledon se canceló por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, mientras que el Abierto de Francia se pospuso desde su inicio programado originalmente en mayo y ahora comenzará en dos semanas. El mundo del tenis se muda a Europa.

Remodelación del mercado de Oxkuzcab no se hará por la crisis