in

Tiger Woods acaba la sequía de triunfos

El estadounidense Tiger Woods cerró este domingo una jornada histórica que lo lleva a estar de nuevo entre la élite mundial, ganando por quinta vez el Masters de Augusta.

Firmó una cuarta tarjeta con 69 golpes, tres bajo par y se impuso por un impacto de diferencia, el total fue de 274 (-14).

El golfista llevaba 14 años sin ganar en el torneo de Augusta, mientras que en las grandes citas también tenía una sequía de trofeos, siendo el último que ganó en el U.S. Open de 2008.

Wood vivía un mal periodo por su decaída en el nivel de juego así como lesiones debilitantes y problemas personales bochornosos.

El estadounidense había sugerido que podía seguir compitiendo con los mejores del mundo del golf el año pasado, cuando triunfó en el Tour Championship. Fue su primera victoria en cualquier torneo desde 2013.

En una ronda final que se disputó en grupos de tres y que comenzó desde los dos tees con la esperanza de concluir antes de que se abatiera una tormenta eléctrica sobre la zona, el sol brilló paradójicamente para Woods.

Remontó un déficit de dos golpes durante la jornada. Tomó la ventaja por primera vez con un putt para birdie en el hoyo 15, ante el delirio de la multitud en el Augusta National.

De pronto, imágenes que parecían estar sólo en el pasado, se volvieron actuales.

Festejo familiar

Una vez que aseguró el triunfo, Woods cargó a su hijo Charlie, quien tiene 10 años y por lo tanto nació uno después de que el golfista había conquistado su 14to major, durante el U.S. Open disputado en Torrey Pines en 2008.

Woods abrazó también a su madre y a su hija de 11 años, Sam. Luego, prodigó muestras de afecto a todos los que se le cruzaron enfrente.

Te puede interesar: Mexicano participa en el torneo Master de Augusta

Entre ellos había algunos que se mantuvieron a su lado durante un divorcio rodeado por un escándalo y durante un vergonzoso arresto por conducir bajo los efectos de una combinación de analgésicos, consumidos por Woods con frecuencia a lo largo de los años en que se sometió a cirugías.

El golfista, quien tenía una imagen impecable, la perdió tras el escándalo sexual que derivó en su divorcio. Perdió también la salud, durante un largo periodo en que fue cuatro veces al quirófano y en que no tenía siquiera la capacidad de levantarse de la cama, mucho menos la de jugar al golf.

Durante dos años no jugó siquiera un major. Fue hace un bienio, en el Masters, cuando Woods dijo que necesitó una inyección de una sustancia que adormecía sus nervios, tan sólo para asistir a la Cena de Campeones.

En ese momento, pensaba que su carrera había terminado.

El domingo, Woods aulló, no de dolor, sino de alegría al abandonar el campo, mientras resonaban los gritos de “Tiger”.

Por igualar a Nicklaus

Ahora está a tres títulos de majors de igualar el récord de Jack Nicklaus. Fue su 81ra victoria en la Gira de la PGA, por lo que está a una de la marca establecida por Sam Snead.

“Debo decirle enfáticamente a Tiger: ‘Bien hecho’”, tuiteó Nicklaus. “Estoy sumamente contento por él y por el golf. ¡¡¡Esto es fantástico!!!”.- EFE Y AP

Nancy Pelosi

Nancy Pelosi propone medidas para proteger a legisladora musulmana

Autoridades ante la casa donde anoche fue ejecutado un hombre en el fraccionamiento Donceles 28 de Cancún (Foto de Infoqroo)

Asesinan a un hombre en el fraccionamiento Donceles 28 de Cancún