in , ,

Toros triunfan en la Serie del Rey: histórica debacle de Leones de Yucatán

Tijuana emula a los Charros de Jalisco de 1971 humillando a los Leones en la Serie del Rey

TIJUANA, Baja California (Por Gaspar Silveira Malaver).— Sí. Les tocó a los Leones de Yucatán ser parte de la debacle más impresionante en el último medio siglo de la Liga Mexicana.

Así será recordada esta temporada. Como la campaña en que los melenudos pasaron, de estar a un triunfo de consagrarse monarcas por quinta vez en su vasta, rica historia, a convertirse solo en el segundo club que despilfarra una ventaja de 3-0.

No pudieron los Leones. Los nervios, y los Toros de Tijuana, los vencieron anoche en el choque decisivo de la Serie del Rey, un duelo que dejó el marcador 3-0, pero más allá del score, sentó precedentes en uno de los equipos más exitosos, en victorias y alcances deportivos, que ha tenido la pelota mexicana en el último lustro.

Imágenes del séptimo juego entre Toros de Tijuana y Leones de Yucatán
Imágenes del séptimo juego entre Toros de Tijuana y Leones de Yucatán
Dolorosa realidad. Los Leones hicieron historia de la mala
Toros de Tijuana triunfan frente a Leones de Yucatán
La tragedia y el éxito en estas dos imágenes: Norberto Obeso
Foto: Megamedia
Foto: Megamedia
Foto: Megamedia
Foto: Megamedia
Imágenes del séptimo juego entre Toros de Tijuana y Leones de Yucatán
Imágenes del séptimo juego entre Toros de Tijuana y Leones de Yucatán

Teddy Stankiewicz lanzó gran pelota de tres hits y seis ponches en seis rollos y los Toros hicieron el daño suficiente ante Jake Thompson para obtener su segundo banderín en la Liga Mexicana, en una noche increíble en el Estadio Chevron.

Leones entumidos

Los Leones se entumieron. Aunque dijeron que no pesaría estar en un partido decisivo tras estar 3-0 adelante en esta serie, los nervios se reflejaron en sus rostros desde que arrancó el partido. Se la pasaron buscando las bardas en lugar de conectar batazos de hit, que a veces son los que ganan los partidos. Fueron escasas sus oportunidades de anotar y cuando las hubo, no pudieron con el batazo oportuno.

Parecía una novela de ficción, del terror más bárbaro, la que vivían conforme avanzaba el partido. El fantasma de los Charros de Jalisco apareció sobre ellos. Y es que los tapatíos de “Cananea” Reyes eran los únicos en toda la historia que habían remontado de un 3-0, hace 50 años, ante Saltillo.

Decía don Alfredo Bolio que nuestro mutuo amigo don Wílliam Berzunza lloraba cada que recordaba la tragedia de los Saraperos de ese maldito 1971. Tengo la seguridad que los Leones de 2021 llorarán como nuestro inmortal Berzunza León cuando hablen de esta Serie del Rey.

Justa victoria de los Toros

Con justicia la ganaron los Toros porque ajustaron sus bazas en el momento clave. Tuvieron un juego más de vida a partir del cuarto encuentro y jugaron un béisbol a la altura de los grandes de la Liga Mexicana.

Los Leones, simplemente no. Dejaron de batear, cada uno de los abridores a partir del Juego 4 no cumplió su cometido, y el mánager, siendo sensatos, tampoco hizo lo que debió. Se guardó cambios en momentos claves, jugó a ganar con jonrones. A Homar Rojas, por ejemplo, le dio resultados cambiar a Ricky Álvarez desde el Juego 6, y ayer Peter O’Brien se voló la barda. Matos metió a Art Charles por Humberto Sosa y Charles no respondió.

Triste el resultado histórico para los Leones. Se recordará más su tragedia de 2021, que todas sus victorias logradas en la era de los hermanos Arellano Hernández. ¡Qué cruel la vida!


Intenso cierre de la temporada de la Liga Mexicana

TIJUANA, Baja California (Por Gaspar Silveira Malaver).- El Juego 7 de la Serie del Rey fue, literal, como se esperaba: emocionante de principio a fin.

Fue intenso, cerrado. Sin dar ni pedir cuartel. Con la presión tanto para Leones de Yucatán como para los Toros de Tijuana.

No dejó a deber nada, salvo que todos en Yucatán esperaban que los Leones fueran campeones desde su propia casa, en lugar de salir a sufrir otra vez más allá del Mayab. Eso pesó.

El Estadio Chevron fue una verdadera locura. Tal vez se trate del más escandaloso de todos los parques de pelota de la geografía mexicana (profesional).

Y explotó desde que Teddy Stankiewicz dominó a Norberto Obeso para el primer aut, y a como fue dominando a los cañoneros melenudos.

Ambiente festivo en Tijuana

La fiesta fue en aumento cuando los Toros se hicieron presentes en la pizarra. Uno de los poquísimos descuidos que tuvo Jake Thompson en la noche fue ante Peter O’Brien, quien lo sacudió con bambinazo para la pradera derecha. No habíamos vivido una explosión de júbilo como la que se tuvo en ese momento a las faldas del Cerro Colorado.

Gabriel Medina, alto directivo de la Liga Mexicana, nos confirmó un dato mientras se desarrollaba el Juego 7: esta Serie del Rey es la más vista en toda la historia del circuito, y el Juego 5 superó a todos los partidos de esta instancia. Nunca se había tenido la audiencia del partido del domingo, aunque podría darse que la del partido de anoche, el decisivo en la final, la superara.

Emociones encontradas

Así se fue viendo el duelo: iba subiendo en emociones, de carácter distinto. Los Toros iban camino a lo suyo, a una cita con la historia, y los Leones se desmoronaban una vez más, incapaces de conectar a terreno de nadie, tratando, tal vez, de buscar las bardas. Fallando también a la defensiva, como cuando Alex Liddi perdió un elevado de esos rompenubes sobre la loma, o la vez en que, en lo que se esperaba sea un ataque fuerte, Wálter Ibarra no pudo ejecutar un toque de bola, y se ponchó, igual que Yadir Drake. Aunque Luis Felipe Juárez bateó sencillo para dejar corredores en primera y segunda, Alex Liddi entregó el tercer aut con rodado a tercera.

Del lado de los Toros, Teddy Stankiewicz realizó monumental trabajo como abridor, limitando a las fieras a tres hits en los primeros cinco rollos.

Cuando los Toros atacaron a Thompson en la quinta, el piloto Luis David Matos metió al relevo a Dalton Rodríguez, pero fue saludado por sencillo de Leandro Castro que remolcó la segunda carrera. Preguntas y más preguntas: ¿no en un juego decisivo debes tener listos a todos? ¿Dónde se quedaron, por ejemplo, Radhamés Liz? ¿O por qué no entraron, desde temprano, Enrique Burgos o David Gutiérrez? Es un juego a muerte. Los Toros jugaron así durante toda una larga semana. Los Leones sólo un día estuvieron en esa situación.

Así fue el Juego 7. Una explosión de emociones encontradas en el Chevron.

Francisco respalda la vacuna anti-Covid

La catequesis será en formato virtual