in

Un arte bello y peligroso

El yucateco Julio Ventura “Venturita” sigue con su gran momento

La Fiesta sigue su andar con varios momentos clave

Amigos aficionados.

Esto del toro, créanlo, es el arte más real que puede existir o el deporte más extremo al cual el ser humano puede hacer frente.

Estamos viviendo el ocaso de la temporada española y el inicio de la parte clave de los ciclos taurinos en México y América Latina y el saldo parece se enfila más a lo que refiere un parte de guerra con tantos heridos, y tan graves heridos, que un balance de triunfos como todos soñamos.

Basta con solo mirar lo que ocurrió en Zaragoza en la última feria grande del año. En su tramo final, Enrique Ponce fracturado de costillas y Miguel Ángel Perera corneado. Y eso que no fueron los peores. El que se llevó la peor parte fue un torero de plata, Mariano de la Viña, quien llegó muerto prácticamente a la enfermería y esta hoy vivo casi de milagro.

Es la cruda verdad del toreo. Arte o deporte, nadie tiene la vida segura cuando se pone en la cara del toro. Ni las figuras, sean de oro o de plata, como Ponce o De la Viña, con toda su experiencia, ni los que empiezan, como ocurrió con el novillero Gerardo Cruz, gravemente empitonado en la México días antes. Igual el joven matador Gonzalo Caballero, caído en Las Ventas de Madrid en el día de la Hispanidad.

El cine o la televisión nos ofrece una repetición si sale mal. El toro, no.

Y desde aquí, una ovación de pie para los galenos. De Zaragoza, a Madrid y México, los héroes de bata blanca pusieron en alto a la medicina para salvar vidas.

Y también para salvar a la Fiesta. El monumento al doctor Fleming en Las Ventas tiene su sentido tan grande como los azulejos que celebran las gestas de los toreros y las majestuosas estatuas que adornan los pasillos de la México.

Pero el toreo allí va. Y, lo dicen todos, los toreros están hechos de otra madera.

Ponce, con la reciente fractura de costilla, anuncia que no se pierde la tenporada que se inicia en Querétaro el sábado, y que luego tendrá una parada fundamental para nosotros: la corrida inaugural de la temporada en la Plaza Mérida el domingo 27 de este octubre que está siendo sangriento para la gente del toro.

El anuncio de la reaparición del torero de Chiva en México fue aplaudido (igual que vilipendiado por sus detractores) porque Ponce siempre ha sido eje del toreo en México en los 25 años que lleva viniendo en invierno.

En Mérida ha causado impresión grata su anuncio para apadrinar la alternativa de “El Galo”, con el testimonio de “El Payo”. Y es que desde que se dio a conocer la cartelera que abre el serial de Toros Yucatán se han escuchado palabras de elogio al intento de Alberto Basulto y Alberto Hagar por armar una campaña acorde a las exigencias del difícil aficionado yucateco.

André Lagravere está metido de lleno en su preparación para el doctorado. Estuvo tentando en la ganadería de su apoderado Pedro Haces en Hidalgo y la cerrará en estos lares en San Salvador para estar a punto para la tarde más crucial de su corta trayectoria.

Les platicamos igual que el jovencito Julio Ventura recibió muchos elogios por su actuación en el Nuevo Progreso de Guadalajara el domingo pasado. Cortó una oreja de mucho peso, pero lo más importante es que su toreo, o sus formas de interpretarlo, calaron hondo. Eso de llegarle a la gente es de sobra complicado en esto del toro. Claro, más duro será seguir creciendo. Pero allí se va. Paso a paso. Y si no, vea usted señora foto de “Venturita” corriendo la mano derecha.

Dos apuntes para cerrar: uno, el atinado comentario del abogado Rafael Ramos Vázquez sobre el tema del apuntillamiento de los toros. Hay intención de la autoridad de reforzar la vigilancia en ese punto. En España y Francia se sigue como marcan los cánones, es decir, de frente. Aquí hemos visto que esa suerte es como si fuera una pachanga, de lado, de lejos. Y nunca hemos estado muy de acuerdo en eso. Tocaremos el punto más adelante con los banderilleros que parece que rejonean.

Y el otro, la enhorabuena a Eduardo Puerto López por su sitio “El Rincón Taurino Burladero de Sin Sin”, que en poco más de un año alcanzó 5 mil seguidores en Facebook. Polémico, sí, pero atinado a la hora de difundir la Fiesta desde diversas trincheras, ni diga.

Así la Fiesta. Nos vemos el próximo jueves.

“Bebeshita” ha gastado poco más de 262 mil pesos en cirugias

Cartón de Tony: Anticorrupción selectiva