in

Un nuevo triunfo de Leones afuera y se llevan la serie

Foto: Megamedia

Gira para revivir

La mejor versión de los Leones de Yucatán acaba de terminar una gira a la que, antes de realizarla, muchos pensaron que sería el acabose. Los malos resultados previos eso hacían pensar.

Una gran labor del que ha sido el más consistente de los lanzadores del Otoño pasado al día de hoy, y nueva ofensiva feroz permitieron a los melenudos derotar por paliza 15-3 a los Pericos de Puebla. La victoria en el Estadio “Hermanos Serdán” permitió a las fieras ganar la segunda serie de esta gira, cerrar el periplo con marca de 5-1, sin duda el mejor momento por el que pasan en esta campaña de más bajas que altas.

Cierran la gira, que tuvo barrida en Oaxaca y 2-1 en Puebla, con un global de 18-21 justo antes de recibir el martes a los Sultanes.

Y para todo esto, una gran conjunción de todas sus filas. Por principio, lo que está haciendo César Valdez. Vaya lucimiento el que tuvo el dominicano en un escenario donde la pelota vuela de lo lindo.

Lanzó siete actos para lograr su sexto éxito del año, que aunado a los cinco que tuvo en el torneo de Otoño pasado le dejan con un rendimiento bárbaro.

Y vea: 98 lanzamientos con 71 straics, poniendo la pelota justo donde él quería. O donde se tiene que poner para que no te hagan daño con todo y la Franklin. Con Valdez, Negrín y Samayoa los Leones tienen un potente 1-2-3 en la loma.

Mientras Valdez labraba su gema, la ofensiva hacia daño igual que en todos los seis partidos anteriores.

Había que sacar provecho de plazas ideales para batear como Puebla 6 ayer repitieron lo de noches pasadas.

Ayer alegraron su tarde con una ofensiva de 16 gira, que tuvo otro jonrónde Yeison Asencio, su cuarto de la serie, y dos incogibles de Héctor Hernández, quien extendió a 18 su cadena de partidos bateando de hit.

En números, los melenudos se vieron sencillamente encendidos: 39 carreras anotadas, 47 hits y nueve jonrones.

Eso es todo. Combinar ambos factores. Quitando del papelón del relevo del sábado, que fue en un partido que se ganó, y lo del viernes, que se comenzó ganando y se perdió, en toda la gira los Leones tuvieron ese tándem entre pitcheo y bateo.

Un racimo de seis registros en la cuarta entrada sentenció todo. Jonathan Jones remolcó las dos primeras con sencillo, Alex Valdez vació la casa llena con doble y una más entró por un error.

Tuvieron dos racimos de cuatro para convertir en paliza este duelo que les dio la serie.

A diferencia del día anterior, no hubo tantos sobresaltos con los relevistas y Valdez, afortunado, pudo ganar, lo que no pudo disfrutar Negrín la noche previa por la infamia del relevo.

Con un más que “misión cumplida” vuelven a casa las fieras. El piloto Luis Carlos Rivera había externado antes del viaje su confianza de una gira positiva. Muchos no le creyeron porque iban a casa del entonces sublíder, Oaxaca, y a la del tercero, Puebla. Esa frase suya de “esto va a mejorar” parece que se está cumpliendo.

Pero les arrebataron cinco de seis juegos. a los locales. Otra prueba de fuego viene mañana ante los Toros en el Kukulcán. Esto se está poniendo bueno.— GASPAR SILVEIRA MALAVER

León elimina al América y va a la final contra Tigres

Cena y baila en ayuda al Seminario