in ,

Una historia contada a Diario

Foto: Megamedia

Son 95 años siguiendo al universo del deporte

Amigos lectores...

Hace 95 años, cuando el Diario de Yucatán vio la primera luz, un joven llamado Carlos Torre Repetto fue el primero en aparecer en la historia documentada de este periódico.

El deporte iba en pañales en este Yucatán que hoy se ha desarrollado a tal escala, que sus atletas han sido, y son, protagonistas no solo en casa, sino trascendiendo las fronteras.

Del célebre Torre Repetto, el genio del ajedrez que fue el primer yucateco mundialmente conocido (y digamos reconocido, porque una cosa es saber quién es y otra saber de su invaluable talento), a los jóvenes que ahora están encarrilados en el proceso hacia los Juegos Olímpicos de Tokio, se han construido y labrado una enorme cantidad de historias dignas de ser contadas.

Y ha sido el Diario de Yucatán el único medio, persistente y de duración sólida, el que ha llevado generación tras generación, el relato de esos acontecimientos.

Vimos, por medio de los ojos de nuestros antiguos lectores, Torre Repetto consagrarse antes que el béisbol se encumbrara como el deporte predilecto de los yucatecos, al boxeo, a base de hambre de gloria, ser la disciplina que puso a Yucatán en el firmamento mundial y, poco a poco, la consolidación del fútbol como el deporte de masas que es en nuestros días.

Pero el deporte ha crecido de forma tan abierta que son pocas las disciplinas del amplio abanico universal que no se practican en la entidad. En la gran mayoría, el crecimiento ha sido exponencial en practicantes como en resultados positivos.

Nuestro número de embajadores actual es sinónimo de orgullo. La sangre guerrera de los yucatecos está regada en todos los rincones del planeta. Y ya no somos famosos por Chichén y Uxmal, ni por su gastronomía. Hay muchos atletas que han dejado huella a donde sea que van.

Entramos el 31 de mayo se 1925 con bosquejos y sueños de crecer. Las primeras bases sólidas fueron la construcción de escenarios. Nació la Plaza de Toros Mérida en 1929 y en 1939 abrió sus puertas el Estadio Salvador Alvarado. Y siguen de pie mostrando la estoicidad. Otros antiguos escenarios que desaparecieron del mapa poco a poco fueron sustituidos. Y hoy Yucatán cuenta con varios escenarios dignos de estar entre lo mejor del país.

Escenarios que han servido para forjar y preparar a sus atletas de cara a los grandes logros. Nació el Parque Carta Clara y, además de ser casa del equipo insignia del deporte yucateco, los Leones, fue, junto con la Plaza Mérida, el sitio donde el más grande deportista yucateco de la historia, Miguel Canto, escribió páginas brillantes que lo catapultaron hasta un nicho en el Salón de la Fama del Boxeo Mundial.

Los Leones hicieron en el Carta Clara que Yucatán vibre con temporadas mágicas. Desde su inauguración en 1954, con peloteros de casa como “Indio” Peraza y Zacarías Auais a la cabeza. Y luego con el primer campeonato de su historia en 1957 (el primer cetro del deporte local).

Hablamos de que poco a poco fueron abriéndose los espacios. El fútbol, centenario en este 1920 (lo documentado explícitamente en La Revista de Yucatán) cristalizó la llegada del primero de 14 yucatecos que han jugado en Primera División, el gran Carlos Iturralde Rivero (Asturias-1945). Poco a poco llegaron más y más.

En la época de la radio, la llegada de la televisión en blanco y negro, fue subiendo de tono el papel de los atletas de diversos deportes. Luis García Santinelli fue el primer yucateco en jugar en el equipo mexicano de Copa Davis y los pesistas alzaron a tope a Yucatán y a México: Miguel Medina Gutiérrez fue el primero nacido en estas tierras del Mayab en ir a unos Juegos Olímpicos, en México 68, y cuatro años más tarde, repitió en Múnich 72, pero ya con otro levantador de casa, Jesús Conde Medina.

Hoy en día han sido 16 los yucatecos que han izado la bandera mexicana en la gran justa, esperando que, en los años en que el internet y las redes sociales dominan el panorama, pueda llegar pronto la primera medalla de un ahijado de los dioses mayas.

Pero esos años del blanco y negro vieron desarrollarse a Miguel Canto camino a ganarse el reconocimiento de “maestro”. La coronación de Canto como campeón mundial de peso mosca en 1975 fue la señal que guió al boxeo yucateco a la llamada “Época Dorada”, pues en un lapso de ocho años fueron cinco nuestros boxeadores los que alcanzaron el trono universal. Cuando Canto ascendió al trono, dada la importancia que representó para toda la entidad, el “Diario” publicó ediciones extraordinarias. Tuvo que ser así, dada la valía de la noticia.

Al cabo de 95 años, siete peleadores del patio han alcanzado la gloria. Nunca habrá otra etapa como la de Canto, Guty Espadas padre, Juan Herrera, “Chato” Castillo y Lupe Madera.

Siempre presente

El repaso de esas historias ha sido contadas por las plumas más reconocidas e ilustradas por la lente de los mejores fotógrafos, aumentando el valor histórico de lo que el Diario ha dado en sus páginas. Hoy en día, cabe decirlo y a mucho orgullo, nuestras fotos siguen siendo usadas, muchas veces sin dar los créditos respectivos, para recordar las efemérides más importantes del deporte yucateco. Porque solo el Diario estuvo allí donde hoy hay otros tantos.

Llegamos a 95 años de vida y a estas alturas en Deportes, ya no como una página más, como nació; como una sección independiente y en algunos casos con suplementos especiales y libros en ediciones especiales, se ha documentado todo, literalmente, lo que ha dado el deporte.

En el fútbol local, por ejemplo. De riquísima historia en el amateurismo, hasta su llegada al profesionalismo en 1981, con la épica lucha de empresariado local y luego el sueño truncado de ascender a Primera División. Tres veces, con dos campeonatos en el Ascenso, los Venados se han quedado a un paso de lograrlo. El balompié volvió loco al Estado con llenos impresionantes en el “Carlos Iturralde”. Y cabe decir que el inmueble lleva el nombre del jugador más ilustre que ha dado el Estado en las canchas (inaugurado en 1985).

Los Leones son el equipo profesional más ganador de la historia, con cuatro campeonatos, y el béisbol presume de glorias de todas las épocas, con varios integrantes del Salón de la Fama (William Berzunza, Juan José Pacho, “Burbuja” Vázquez y Jorge Blanco Martínez). Detalladamente se ha contado, juego a juego, sin faltar a uno solo, desde su llegada al Carta Clara hasta su mudanza al Parque Kukulcán en 1982.

El paso de los años, a base de preparación en los escenarios levantados para su formación adecuada casi en todos los deportes, tiene a un Yucatán variado y basto, reconocido a nivel nacional y mundial en muchos ámbitos.

Año a año, a final del calendario, los ojos del mundo se ponen sobre Yucatán, siguiendo el Mundial Juvenil de Tenis (o antes Copa Yucatán), el más importante de su categoría en América Latina. Incontables han sido los adolescentes que llegaron a Mérida buscando puntos para las listas juveniles y terminan siendo estrellas del deporte blanco.

Nuestras páginas han informado de la llegada de leyendas del deporte. Manolete y El Cordobés, Pete Rose, que vino que cazar patos; el “Yankee Clipper” Joe Dimaggio, Jack Nicklaus, Diego Armando Maradona (como técnico de los Dorados), Emerson Fittipaldi. Lista larguísima de ilustres visitantes.

Desde el blanco y negro, elegante eterno con que vimos la luz en 1925, o en color, desde 1991, en las ediciones impresas, o en las versiones electrónicas que, también con el Diario siendo vanguardista, irrumpieron con las nuevas tecnologías y en redes sociales.

Siempre el Diario de Yucatán ha estado en el recorrido de los deportistas en cada época de estos 95 años, allí, en el momento preciso o ilustrando los recuerdos con su inmenso archivo.

Imposible de pensarse, hace nueve décadas y media, que tuviéramos tantos deportistas destacados y tantas disciplinas cubiertas. Recordamos hace dos años a un lector preguntando: ¿es cierto que un yucateco nadará en el Canal de la Mancha? Y sí: lo hizo Carlos Franco Cantón en septiembre de 2018.

Hasta esas latitudes y ese tamaño de gestas han llegado nuestros atletas. Y a mucho orgullo, el Diario lo ha contado, con el favor de Dios y la preferencia de sus lectores, durante 95 años.— GASPAR SILVEIRA MALAVER

 

Cecilio Perera felicita a Diario de Yucatán

Histórico lanzamiento espacial