in

Una liga, con nombre de Manuel Rodríguez

Manuel Rodríguez Caamal

Día de homenajes en emotivo juego entre amistades

Umán quiso homenajear a Manuel Rodríguez. Y también Manuel Rodríguez rindió sentido homenaje a su ciudad natal.

El nombre del primer pelotero yucateco que juega en Grandes Ligas será instaurado para que un circuito de Umán forme y promueva a los beisbolistas locales, se anunció ayer durante una emotiva jornada en el campo “Eliseo Gómez”.

Y Manuel, emocionado, dio gracias a todos los umanenses que en algo tuvieron que ver para que él pueda alcanzar el sueño de llegar al Gran Circo.

Luego de lanzar la primera bola, con el alcalde de Umán Ventura Cisneros de bateador y el director de Deportes Gerardo Durán de receptor, Rodríguez Caamal hizo lo que más le gusta y en un lugar que le trae recuerdos: jugar béisbol en el diamante del “Eliseo Gómez”.

Por los cuidados que llevan los peloteros de Grandes Ligas en sus recesos de temorada, “Bolón” solo jugó en cuadro, pero calentó como si fuera a estar en el Wrigley Field. Fue primera base y cuarto bate de los “Amigos de Manuel Rodríguez” en el choque de exhibición y benéfico contra la Selección Umán. Los peloteros de los dos equipos portaron playeras especiales con el número 39 y el apellido Rodríguez, como cuando los 15 de mayo en MLB rinden homenaje a Jackie Robinson. “Todos somos Manny”, dijo Omar Basulto, quien forma parte del equipo que acompaña a Manuel.

Y, buen bateador, Manuel tomó turno en la primera entrada, conectando un doblete remolcador de la carrera de la quiniela. Una línea bien colocada entre izquierdo y central. La ovación fue grande para el novato de los Cachorros de Chicago.

Muchos conocidos peloteros de casa alinearon en la selección umanense. A los jugadores Manuel les manifestó su orgullo de poder haber sido, como ellos, un soñador. “Yo llegué, pero a ustedes les vi esforzarse, tratar de llegar lejos. Y son parte de este sueño cumplido”, indicó Manuel, acompañado también por la regidora Paloma Montero Quintal, e Iván Herrera Rosiles, del IDEY. Detrás, su padre, Manuel Rodríguez, observaba acompañado por Raúl Ortega, quien lo firmó para los Leones una década atrás.

Los aficionados colaboraron con la causa al llevar como boleto de entrada un kilo de víveres para llevar a la población de Bolón, comisaría de donde viene su apodo. Esa fue la otra parte del juego: hacer algo.

“Me siento motivado en poder ayudar en algo. Y gracias a todos los que vinieron para sumarse a esta causa”, dijo Rodríguez tras su primer turno del juego.

Una firma de autógrafos cerró la jornada. Muchos lo veían y no lo creían: un jugador de Grandes Ligas dándoles su firma y tomándose una foto. “Esto es algo mágico”, les dijo el joven de los Cachorros.— Gaspar Silveira

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

La semana hace 50 años: lujoso hotel abre en Mérida cerca del Aeropuerto

Alfredo López Austin denunció recortes y acoso