in ,

Urshela, sólido pilar de los Yanquis en bateo y a la defensiva

El colombiano Gio Urshela se consolidó con los Yanquis

Después de la temporada de 2019, era fácil catalogar el surgimiento de Giovanny Urshela, antesalista colombiano de los Yanquis, como un éxito pasajero.

Urshela nunca fue un cotizado prospecto y tuvo una línea de discreta con ocho jonrones, a lo largo de 499 turnos al bate con los Indios y Azulejos antes de llegar a Nueva York en un canje que solo resultó en dinero en efectivo para Toronto.

Entonces, repentinamente, a la edad de 27 años, el antesalista comenzó a sorprender con el bate, convirtiéndose en pieza clave de unos Yanquis asediados por las lesiones, y finalizando 2019 con porcentaje de bateo de .314 y 21 jonrones en 132 juegos. Urshela, sin embargo, no cerró el año de la mejor manera, después de pasar tiempo en la lista de lesionados en septiembre, y luego batear de 33-8 (.242) en la postemporada, actuaciones que generaron dudas sobre su capacidad en el inicio de esta nueva campaña.

Pero en el arranque de esta temporada, Urshela les está callando la boca a todos sus críticos. De hecho, el colombiano luce como un mejor jugador este año en comparación con el año 2019.

Como lo expuso el analista de MLB.com, Mike Petriello, el año pasado, Urshela adoptó una postura de batear diferente a la que utilizó en Cleveland y Toronto, ya que abrió más sus piernas y bajó sus manos un poco.

Urshela explicó que cuando llegó a la organización de los Yanquis en agosto del 2018, trabajó con Phil Plantier, coach de bateo de la filial de Triple-A del equipo, para generar más poder con la parte inferior de su cuerpo. Su trabajo arrojó resultados positivos en 2019, ya que conectó la bola con mayor autoridad, especialmente en batazos elevados, mientras que siguió siendo un bateador de mucho contacto. Así va en este 2020.

Obituario: Margrit Olga Brugger Kaempfer de Noh

Excandidato a la alcaldía de Motul, con Covid