in

¡Vamos con todo!

La seleccionada nacional de karate Lupita Quintal Catzín, con su madre, Guadalupe Catzín y su hermano Francisco, en el Centro Siglo XXI

Deportistas yucatecos piden no perder la calma en la contingencia, una etapa especial; la unión, señalan, es vital

Ya se ha dicho hasta el cansancio, aunque muchos sigan sin entenderlo y aceptarlo, que lo que se está viviendo actualmente en la sociedad mundial no es un juego, ni nada parecido.

La seleccionada nacional de karate Lupita Quintal Catzín, con su madre, Guadalupe Catzín y su hermano Francisco, en el Centro Siglo XXI
Lupita Worbis Aguilar, goleadora de la Liga MX Femenil.
El velerista David Mier y Terán Cuevas, con su esposa Michelle Pacheco López
Marcos “Maromero” Álvarez, goleador de Real Ermit
Esmeralda Sánchez Morales, seleccionada de tiro con arco.

Y los deportistas también son quizá uno de los grupos más afectados por la pandemia del coronavirus. Una gran cantidad de eventos de todos los niveles han sido cancelados o pospuestos y otros muchos más están en riesgo de quedar para el olvido. Ayer y hoy, que en nuestro Yucatán son días netamente deportivos, todos estarán parados, especialmente en fútbol y béisbol.

Los atletas lo sienten. Y, a petición del Diario, nos enviaron mensajes en los que piden alentarse, no perder la esperanza y trabajar en la medida de lo posible desde sus domicilios.

Porque, como dicen algunos entrenadores, lo viven todos los deportistas, desde los niños hasta los de alto rendimiento. Pero hay otras cosas muy valiosas que se pueden aprovechar.

“Quiero invitar a la sociedad yucateca a tomar conciencia con este tema. Hay que tener fe de que esto va a pasar, pero en lo que sucede nosotros debemos cuidarnos y cuidar a los nuestros, siguiendo las indicaciones que nuestras autoridades. Aprovechemos la crisis para disfrutar el tiempo en familia y fortalecer esos lazos que en ocasiones, por la rutina, se han mermado”, destaca Lupita Quintal Catzín, seleccionada nacional de karate, y con posibilidades de llegar a las Olimpíadas de Tokio.

Otra Guadalupe, la goleadora Lupita Worbis Aguilar, nos dice: “A todos mis hermanos yucatecos les recuerdo que estamos en una etapa muy especial, en la que debemos mantenernos unidos como la gran sociedad que siempre hemos sido. Hacer un pequeño sacrificio de quedarnos en casa, puede darnos grandes beneficios en la salud. Es tiempo de recuperar la convivencia en el núcleo familiar que siempre nos ha caracterizado. Como en el deporte, disciplina, constancia y determinación nos permitirán salir adelante y superar la dificultades como lo hemos hecho tantas veces”.

La Liga Estatal de Primera Fuerza se quedó sin fútbol. Y sus jugadores lo asimilan aceptando: “Refuercen mucho los lazos de cariño, amor y amistad con sus familias. Recuerden que esto no son vacaciones, son días de cuarentena que tenemos que aceptar. Nuestras familias están en peligro, especialmente niños y abuelitos. Tenemos que quedarnos en casa”, expresa Marcos Álvarez “Maromero”, goleador del Real Ermita. “Por algo las ligas de fútbol se suspendieron, la Liga Estatal, la Premier, la Champions...” .

“Lo más importante es que todos mantengan la calma, con tranquilidad, es un proceso. Encontremos la manera de seguir siendo productivos. Estar en casa no significa que no podamos trabajar para mantener nuestras metas entretenidas y encuentren momentos para hacer ejercicio”, expresó David Mier y Terán Cuevas, cinco veces participante en Juegos Olímpicos en tabla vela.

“Es momento de unirnos y cooperar en comunidad por el bien de todos nuestros seres queridos y por nuestra sociedad, por nuestro estado y por México”, señala la seleccionada de tiro con arco Esmeralda Sánchez Morales, estudiante de la Universidad Marista. E igual reitera la valiosa oportunidad que la circunstancia da para estar en familia. “Esto nos permite compartir más tiempo en familia y recuperar tiempos perdidos. Seamos pacientes y ejemplo cumpliendo con las indicaciones que nos dan las autoridades en esta situación. Ser para servir”.

Como ellos, muchos más. Y no, en realidad, no es un juego. Hoy, los campos de fútbol y los diamantes de béisbol, especialmente, estarán vacíos. La situación lo obliga.— Gaspar Silveira

Síguenos en Google Noticias

A un mes del brote de coronavirus en Italia: 4,825 muertes