in ,

Venados no ceden la cima

Los jugadores de los Venados festejan la anotación de Alan Guillermo Murialdo

Los yucatecos vencen 1-0 a los Leones Negros

Se iba al cesto otro partido en casa para los Venados FC Yucatán. Pero lo rescataron.

Un remate del argentino Alan Murialdo, casi de espaldas al marco, sirvió para que los astados se lleven una importante victoria por la mínima diferencia ante los Leones Negros de la U de G, en partido de la fecha 3 del Apertura 2019 de la Liga de Ascenso MX.

Los ciervos llegaron a ocho unidades y, al momento, siguen de líderes. Un par de victorias, una en visitante, que vale cuatro, y un empate es el saldo de los de Sergio Orduña.

Pero fue un dolor de cabeza. No cuadraban las cosas para el equipo de casa.

Leones Negros jugó con 10 hombres desde el minuto 34 y los Venados fallaron un penal. Además, no se hallaban los ciervos y se notaba en mas preocupación de Orduña.

Sin embargo, Murialdo, de escasa producción ofensiva, peleó un balón y le cometieron una falta por la banda. Cobró Alfondo Tamay y el argentino aprovechó su estatura para rematar y mandar a la red el balón.

Cambió totalmente la decoración del encuentro. Porque de verdad que los Venados no encontraban la forma de armar juego.

Un tiro de Alfonso Tamay en el segundo minuto mostró que los Venados iban a por todas. Pero de pronto todo cambió.

Y se les perdió la pelota en casi toda la primera mitad. Los Leones Negros se fueron al ataque aprovechando el desliz venado. No había pases concretos, ni se veía orden. Algo pasaba que los astados dejaron de jugar como estaban acostumbrados, casi igual que en el partido anterior.

A los 9’, Jorlian Sánchez sacó un fogonazo que Navarrete desvió de un manotazo espectacular.

Los astros parecían alinearse en torno a los Venados. A los 34’, Jorlian saltó para ganar un balón junto con Aldo Polo, quien cayó al piso. El silbante marcó de inmediato la falta con la tarjeta roja directa. En las repeticiones se ve que no hubo contacto.

Aun así mantuvieron el ataque los tapatíos, pero a los 44’, se marcó un pénalti en favor de los Venados. Mala fortuna porque Polo cobró con potente disparo, pero el portero Felipe López desvió con espectacular manotazo.

En la segunda mitad ingresó el joven Esteban Torres y tuvo más movimiento el ataque venado. Se notó entonces mayor visión y juego al ataque.

Muchos aficionados se quedaron con las ganas de ver en la cancha a Omar Bravo. Las circunstancias del juego impidieron que el histórico delantero de Chivas vea acción con los Leones Negros.— Gaspar Silveira Malaver

 

Coparmex “abre la puerta” para mantener a Gustavo de Hoyos

Explotan los cañones melenudos