in ,

Venados, sin pies ni cabeza

Los Venados FC Yucatán no tuvieron una buena tarde y cayeron ante el Tepatitlán

Yucatán cae ante el Tepatitlán FC y sigue sin ganar

La última semana se estuvo hablando mucho del estadio de primer mundo que los Venados FC Yucatán compartirán con los Leones en unos años.

Pero para eso falta mucho y en la cancha el equipo está dejando mucho qué desear, ya que ayer cayeron 2-0 ante el Tepatitlán FC.

Se podría atribuir el mal paso de los Venados a las circunstancias, pero sería muy sencillo. Anoche, los ciervos dieron cierta muestra de mejoría y trataron de aprovechar el terreno artificial con disparos de media distancia... y de nueva cuenta llegó ese momento que rompió todo lo bueno.

Al minuto 34 Pável Pérez escapaba para encarar mano a mano al arquero astado Armando Navarrete y tuvo que ser detenido por un jalón de camiseta de Jair Díaz.

Entre amarilla y roja, el central Martín Molina Astorga decidió irse por la segunda para dejar con 10 hombres de nueva cuenta a los dirigidos por Carlos Gutiérrez Barriga.

Un nuevo partido condicionado por una expulsión y a remar contra corriente.

Es lamentable porque la estrategia del partido estaba siendo inteligente.

Primero fue Jesús Lara quien había sacado un disparo desde fuera del área y que terminó reventado el travesaño de la cabaña defendida por Andrés Sánchez.

Poco después Jhory Celaya volvió a probar desde fuera del área aunque su disparo terminó yéndose algo desviado del marco del Estadio Gregorio “Tepa” Gómez.

La más clara que tuvieron los ciervos fue, de nueva cuenta, con un disparo largo. Rodrigo Prieto le pegó de derecha y el argentino Nery Cardozo fue atento al rebote, pero el arquero Sánchez, exponiendo el físico, detuvo la aproximación astada.

Navarreta también evitó la caída del marco de los ciervos en la primera parte, poco antes de que llegar la lapidaria expulsión.

Se van para abajo

En la segunda parte los ciervos intentaron asentarse. Poco les duró el intento.

Al minuto 49, Cristian González sorprendió a Navarrete con una especie de centro-tiro que terminó por incrustarse en el ángulo.

Mucho premio para los locales, que sin embargo habían tomado la batuta del partido sobre el final de la primera mitad.

Los ciervos no se salieron del “script” y con sus armas intentaban hacer daño a una bien parada defensa del equipo dirigido por Francisco Ramírez, quien finalmente terminó quedándose en México. “Paco” había tenido una oferta para dirigir a la selección de Nicaragua, pero al no haber arreglo económico decidió quedarse a probar suerte en la Liga de Expansión.

Ya en tiempo de reposición, Diego Medina sacó un disparo cruzado que hizo inútil la estirada de “Nava” y le puso el último clavo al ataúd de los yucatecos.

Son dos puntos en cuatro partidos, una cosecha muy pobre para un equipo del que se esperaban mejores cosas, sobretodo por la continuidad en el cuerpo técnico.

Pero no hay tiempo para lamentos. Los ciervos vuelven a la actividad el sábado en el Estadio Azulgrana —antes Azul— para enfrentar al Atlante, en el partido pendiente por la fecha uno.— MIGUEL CALDERÓN LÓPEZ

 

Fiestas patrias en Yucatán: así se vivió el Grito de Independencia

Cochinita pibil y su origen en “Las crónicas del taco”