in ,

Vuelve a fallar el bateo oportuno de los Leones

El león Wálter Ibarra pone fuera a un jugador de los Acereros. A la izquierda

Siguen dando tumbos

¿Y ahora qué pasó? Pues fue… ¿el béisbol? De hecho sí.

Otra buena apertura de José Samayoa se fue a la basura por problemas del relevo, y dos jonrones fueron vanos: los Leones de Yucatán perdieron 5-4 anoche ante los Acereros de Monclova, en el arranque de la serie.

La octava derrota de los melenudos en diez juegos llegó a agravar más la situación en la cueva. Por la mañana hubo un movimiento de extranjeros y un sacudón en el cuerpo técnico con el despido del couch de confianza del mánager Luis Carlos Rivera.

En el diamante las cosas mejoraron de forma considerable, pero no fue en todo el partido. A momentos se notó que las desatenciones siguen. Súmele: cometieron tres errores, un pasbol, batearon de 10-1 con corredores en posición de anotar y dejaron a nueve hombres en circulación.

Así, imposible.

Se fueron adelante pronto 2-0, pero Monclova, que hay que decir que tiene un trabuco auténtico, vino de atrás y empató. Pero en la quinta, jonrón de Leo Heras puso adelante a los melenudos otra vez y Samayoa se fue a descansar ganando tras cinco rollos.

Vino la catástrofe en la sexta ante Norman Elenes en una entrada en la que Monclova aprovechó todo para hacer daño. Lo que se dice todo.

Y ya con esa carga encima los Leones no pudieron regresar. O mejor dicho no supieron cómo hacerle para regresar. Se acercaron en la octava con jonrón de Sebastián Valle, y en la novena tuvieron todo para al menos empatar.

Tuvieron dos en base sin aut y Jonathan Jones tocó para avanzarlos, pero su batazo sirvió para poner aut en tercera al más adelantado. Y Carlos Bustamante se fajó ponchando a Dustin Geiger (18 chocolates en 38 turnos legales) y a “Pepón” Juárez para bajar la cortina.

¿Cuántas veces desde el año pasado han fallado en intentos de sacrificio? Incluso, Jones ha pasado problemas serios en ese punto.

Así se dieron las cosas con los Leones, que en la mañana cortaron a su tercera base Garabez Rosa y también a Rafael Castañeda, couch de banca y hombre de confianza del piloto Rivera, este último movimiento sin alguna explicación de por medio, más que en la LMB. ¿Pasa algo en la cueva?

Llegará a los melenudos Alex Valdez, un dominicano de más de 200 producidas en Liga Mexicana. Pero de acuerdo con lo visto necesitan más que batear e impulsar carreras.

Precisan jugar béisbol como lo hacían antes. Han dejado de hacerlo.— GASPAR SILVEIRA MALAVER

Joy Huerta espera bebé junto a su esposa

Fallece ahogado en una aguada