in

Woods recupera la confianza

Tiger Woods posa con el trofeo del Masters de Augusta

El estadounidense va por la marca de Jack Nicklaus

El regreso de Tiger Woods no podía estar completo sin que conquistara un major. Ahora que lo ha conseguido, la pregunta es: ¿Cuántos más puede ganar?

Ver al astro en el momento en que se ceñía el saco verde encima de su camiseta roja, tradicional de las últimas rondas, hizo evocar todo aquello a lo que debió sobreponerse para vivir de nueva cuenta un nuevo título del Masters. Hace muy poco, era razonable pensar que algo así no volvería a ocurrir.

Así lo hacía suponer la cuarta cirugía para reconstruir su rodilla izquierda, así como los asuntos privados que se volvieron públicos y que destrozaron su imagen. También otras cuatro cirugías de espalda, la última originada por la desesperación de un hombre que apenas podía caminar y que no pensaba en jugar el golf.

Por si fuera poco, había surgido una nueva generación de astros, inspirados por el propio Woods.

Con todos esos antecedentes, se explica por qué Woods celebró su major número 15 como nunca antes.

“Fue abrumador”, dijo con voz ronca de tanto gritar.

A lo largo de 11 años, Woods jugó 28 majors sin ganar.

Poco después de su postergado festejo, estiró los brazos para que se le colocara la chaqueta verde.

“Me queda bien”, dijo en la cabaña Butler, a la que acuden los campeones.

Y de inmediato, se le preguntó sobre los 18 majors que Jack Nicklaus consiguió para fijar el estándar anhelado por todos los golfistas que han venido detrás de él.

“No sé si él está preocupado o no”, comentó Woods. “Estoy seguro de que está en casa, simplemente relajándose y viendo”.

Ahora Nicklaus puede esperar muchas preguntas sobre si el récord está en riesgo. Durante años, era raro que se involucrara en una conversación con alguien sin que le preguntara si Woods podía superar su marca.

“Durante mucho tiempo pensé que él iba a ganar otra vez”, dijo Nicklaus el domingo por la noche al Golf Channel. “Los próximos dos majors son en Bethpage, donde él ha ganado, y en Pebble Beach, donde ha ganado. Así que él me tiene temblando, chicos”.

No fue que Woods surgiera de la nada para ganar su quinto Masters. El año pasado, había coronado su regreso con el título del Tour Championship al estilo de él mismo, construyendo una ventaja en el complicado y rápido campo de East Lake, donde no dio muchas oportunidades de alcanzarlo.

Llegó a tener una ventaja fugaz en el Abierto Británico y estuvo un golpe detrás del líder en el PGA Championship, en los últimos nueve hoyos.

“La victoria en East Lake elevó mucho mi confianza, porque me había quedado cerca un par de veces el año pasado”, recordó Woods.

Así que tan sólo hay que imaginar el efecto que tendrá en su confianza el hecho de ganar el Masters, especialmente por la forma en que jugó. Seis golfistas compartieron al menos la punta en algún momento de los últimos nueve hoyos, cuatro de ellos han sido campeones de majors. Había un empate entre cinco por la cima cuando el grupo final estaba en el fairway del hoyo 15.

El torneo estaba para cualquiera hasta que el italiano Francesco Molinari, quien había enviado un hierro ocho al arroyo Rae en el hoyo 12 para un doble bogey, estrelló un wedge contra un árbol. La pelota se fue al agua en camino al 15, par cinco, lo que derivó en otro doble bogey.

La situación quedó en manos de Woods, quien realizó dos putts para birdie que le significaron la ventaja. Un impacto con el hierro ocho rodó por debajo de la pendiente y dejó la pelota junto al hoyo, en un momento clave de este Masters.

“Bueno, ahora puedo ganar majors”, dijo Woods entre risas.

 

Joven fallece en los brazos de su madre a las puertas del O’Horán

Cartón de Tony: SANDWICHAIROS