in ,

Yucatán pierde su tercera serie y no se ve el camino

El abridor Andrés Meza no estuvo a la altura y perdió el encuentro

Las fallas continúan

Pues la verdad está muy complicado lo que están viviendo los Leones.

Desdibujados a ratos, fallando en la loma y en la caja de bateo, los Leones otra vez de vieron en picada y perdieron 8-5 ante los Guerreros de Oaxaca. Cerraron así una semana negra en el Parque Kukulcán, donde perdieron cuatro de seis partidos y amanecieron solos en el sótano de la Zona Sur.

¿Y no se supone que este equipo estaba llamado para estar en la parte de arriba? Para eso fue armado, con nombres y hombres y con el roster que presentaron los expertos los pusieron arriba en sus pronósticos.

Pero todo ha fallado. Un día esto, el otro esto y al final los muros desplomándose.

Oaxaca, como Monterrey y los Diablos, solo aprovecharon la debilidad mostrada por los Leones. Anoche le dieron tupido al abridor Andrés Iván Meza, vapuleado con siete carreras en tres y dos tercios. Cuando se fue a las regaderas los aficionados silbaron feo a su equipo.

Y ya, ni por esfuerzos esporádicos, pudieron levantarse. Se perdieron en muchos puntos clave.

El piloto Luis Carlos Rivera le dio un sacudón a su line up. Sacó a Dustin Geiger (cuatro ponches el sábado), bajo a JJ Aguilar a octavo (no es primer bate natural) y colocó a Wálter Ibarra de segundo. Jugó con Jorge Flores de primero, Jonathan Jones de segundo, “Pepón” de cuarto y Leo Heras de sexto, con Sosa en primera y Valle en la receptoria. Pero cambiar allí no sirvió.

Conectaron  más hits que sus rivales en una larguísima jornada. Pero vea usted: cuatro veces batearon para un dobleplay.

Entonces, grave problema. Reiteramos que o es una o es otra, pero siempre algo.

Los Leones padecieron por su bullpen efectivo en las primeras dos series y en ésta, por sus abridores y sus bateadores.

Ayer los relevistas aceptaron una carrera y cinco hits en cuatro y dos tercios, es decir, cuando se desplomó el abridor Meza llegaron a levantar al equipo. Pero ahora fueron los bates los que no se metieron al juego.

En los inicios del calendario algunos hacían la observación lógica de que “esto apenas inicia”. Cuando, de acuerdo con los números, era sólo un problema el que había: relevo.

Ahora se juntaron todos. Y colapsó el campeón de Primavera.

¿Es realmente temprano para pensar y hablar de una crisis? Los Leones salen a una gira peligrosa por el Norte jugando para 2-7 y eso no es precisamente una buena noticia.

Hablemos un poco del rival: su abridor Juan Carlos Medina lanzó con solidez en cinco entradas y los relevistas apretaron cuando fue necesario.

A Meza lo despedazaron en dos entradas. Otra vez no pasó de la cuarta y habla de que no está listo para ser parte de la rotación.

Oaxaca no tiene un róster que espante. Al menos, no con los nombres que hay en el line up de famosos del equipo de enfrente. Pero los Guerreros van quizá con algo que a las fieras no se les ha dado: jugar sueltos, meterse al partido. O sentir el peso de la camiseta que llevan.

Fueron los Leones los que en sus dos series en casa se entregaron solos. Por una u otra, pero así fue.

¿Pronto para hacer movimientos? Si un equipo no gana, evidentemente que hay que mover. Pero, ¿a quién? ¿Bateadores? ¿Extranjeros? ¿Lanzadores?

De martes a jueves pueden definirse algunas cosas en Monclova. Quizá…— GASPAR SILVEIRA MALAVER

Monterrey golea a Santos

Cartón de Tony: Juego de tonos