in ,

Yucatán sigue en el segundo sitio de la Zona Sur

Yeison Asencio hace el swing para conectar la bola

Triunfo que tranquiliza

A los aficionados les tocó ver anoche dos rostros de los Leones. El primero fue la seguidilla de lo ocurrido la noche anterior. De la quinta entrada para el final, se dejaron ver los melenudos que habían estado saltando al diamante en los más recientes partidos.

Y esos fueron los que ganaron un partido que se les iba de las manos, 3-2. Les arrebataron la serie a unos los Saraperos de Saltillo que se veían crecidos y mantuvieron la segunda posición en la Zona Sur.

No podían darse el lujo de perder en el cierre de la fase interzonas. Y por fortuna reaccionaron.

Jesse Estrada salió de un bache con una labor que fue de menos a más para anotarse su sexta victoria de la campaña. Un número considerable para el lanzador y para el club, especialmente porque ahora deberán apretar más ya entrando a la parte final del rol regular.

Pero no fue fácil. Jorge “Chato” Vázquez le conectó jonrón abriendo la segunda entrada y otra carrera cayó allá mismo con flai de sacrificio de José Orozco.

Sin su bate más encendido, Sebastián Valle (antebrazo inflamado) y un clutch de 2018, Pepón Juarez (raspada grande en una pierna), los melenudos pasaron apuros ante Raúl Carrillo en las primeras cuatro entradas.

Anotaron una en la quinta con ayuda de un wilde y en la sexta le dieron la vuelta al score. Y lo que hicieron fue jugar al béisbol como se debe: base a Jonathan Jones, perfecto toque de Walter Ibarra, doblete de Alex Liddi para el empate y sencillo de Art Charles para la diferencia.

¡Cuántas veces ese toque de bola a la hora buena no ha funcionado! Anoche sirvió.

Y entonces los relevistas se unieron a la fiesta. Manuel Chávez sacó la séptima, Andrea Ávila la octava y Josh Lueke la novena para salvamento.

La octava fue clave: con uno fuera, hubo sencillo de Sergio Burruel y entró a correr el joven Luis Macías, pero Ávila lo agarró fuera de base en gran revirada. Llegó otro hit y entonces Ibarta fildeó en gran forma un rodado tirándose a su izquierda para pasar al torpedero y forzar el aut.

Lueke sacó en tres la novena y los Leones celebraron en grande una victoria que les dio un buen respiro. De paso igual fue un buen regalo para el cumpleaños 100 de una leyenda del béisbol yucateco, don Liberato Arias, el creador de las famosas piedras. Las originales, claro. Un equipo de esa alcurnia tiene héroes también fuera del diamante.

Y hoy llegan los Piratas de Campeche. En teoría “serie manejable”, pero se pueden indigestar.— GASPAR SILVEIRA MALAVER

Mundo al día

El Espíritu Santo llama a jóvenes