Economía

Ernst & Young, multada por trampas de auditores

Firma consultora pagará la mayor cifra impuesta
miércoles, 29 de junio de 2022 · 01:30

NUEVA YORK (EFE).— Ernst & Young (EY) pagará la mayor multa impuesta por las autoridades de Estados Unidos a una consultora, 100 millones de dólares, tras admitir que sus auditores hicieron trampa durante años en los exámenes requeridos para tener una licencia en el país, según informó ayer el gobierno federal.

Los empleados hicieron trampa en el componente ético de las pruebas para obtener la certificación de contable público y en los cursos profesionales para garantizar que auditan adecuadamente a las compañías, de acuerdo con un comunicado de la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, en inglés).

Esas certificaciones (CPA, o Certified Public Accountant) son necesarias para que los auditores evalúen los documentos financieros de las empresas y aseguren que cumplen las regulaciones.

Según la orden de multa de la SEC, cientos de auditores hicieron trampas utilizando guías de respuestas entre 2017 y 2021, pero antes de eso, entre 2012 y 2015, otros 200 ya aprovecharon un error en el software de los exámenes que les permitió aprobar teniendo un bajo porcentaje de aciertos.

“Es simplemente escandaloso que los mismos profesionales que son responsables de pillar a los clientes tramposos hicieran trampas, encima, en los exámenes de ética”, dijo el director de la división de ejecución de la SEC, Gurbir Grewal, quien agregó que además la consultora obstaculizó la investigación sobre el asunto.

Además de pagar 100 millones de dólares, la consultora tendrá que tomar amplias medidas para corregir sus deficiencias y revisar sus políticas de ética e integridad, que según la empresa son los valores esenciales por los que se rige.

EY dijo que “nada es más importante que la ética e integridad. Nuestra respuesta a este comportamiento inaceptable del pasado ha sido exhaustiva”.

En 2019, la SEC impuso una multa de 50 millones de dólares a KPMG, otra de las grandes cuatro consultoras conocidas como "Big Four", por malas conductas que incluían las trampas en los exámenes de formación internos.