Plaza Grande: futurismo político frente a golpe de realidad

jueves, 25 de noviembre de 2021 · 01:30

Futurismo político en la bancada panista


Apenas han transcurrido seis meses del proceso electoral que marcó la renovación de ayuntamientos, el Congreso del Estado y la Cámara de Diputados federal y hay quienes ya llevan buen tiempo metidos en el futurismo político.

La alcaldía de Mérida sigue siendo muy codiciada y en el PAN hay movimientos bajo el agua de quienes aspiran a la candidatura en 2024. Además de la diputada Cecilia Patrón Laviada, considerada la candidata natural para la postulación, en corto levantan la mano Mauricio Díaz Montalvo, director del Patronato Cultur, y Víctor Hugo Lozano Poveda, presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso local.

También se “anima”, aunque muchos lo ven solo como broma, el diputado Jesús Efrén Pérez Ballote, clasificado en el panismo como ficha de Roger Torres Peniche, secretario de Desarrollo Social del Estado. Lo cierto es que a estas alturas el equipo de Díaz Montalvo ya está trabajando en lo que llama “el proyecto 2024” y Lozano Poveda hace lo propio en su trinchera.

Por lo menos, dicen veteranos panistas, el activismo de ambos les servirá para negociar algo. En contraste, en las maltrechas filas del PRI nadie se asoma en el horizonte político, y en Morena lo único claro son las fricciones entre el grupo de los “fundadores” y todo aquel a quien catalogan como arribista. A fin de cuentas, falta mucho para 2024 y es bien sabido que del plato a la boca se cae la sopa…

En Kanasín, literalmente les dejaron la basura

Umán no es el único municipio conurbado con Mérida que heredó problemas –dudas dirían las autoridades umanenses– de las administraciones anteriores. En Kanasín el Ayuntamiento que encabeza el panista Edwin Bojórquez Ramírez está pasando apuros por fuertes adeudos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y una empresa particular por el servicio de recolección de basura.

En el primer caso, según nos informan, ya se firmó un convenio con la empresa paraestatal, pero de cualquier forma el pago compromete en serio las finanzas del municipio. En cuanto a la basura, las fuentes aseguran que la deuda es considerable.

Y es que, aunque sea difícil de creer, las autoridades anteriores habían firmado un convenio que implicaba el pago de nada menos que diez millones de pesos anuales a una compañía meridana, que, además, también cobraba cuotas a los propietarios de los domicilios y giros comerciales. ¿Cuántos municipios estarán en similar situación?

Relacionadas: Exalcalde se queda sin amigos

De los ''chapulines'' a los coqueteos descarados de Raúl Paz

 'Amordazan' sus aspiraciones por la gubernatura

Otras Noticias