Jesús Retana Vivanco: La caja de las fotos

lunes, 19 de abril de 2021 · 05:52

La caja de las fotos. Una tarde con la aburrición de los tiempos perdidos, cuando la lluvia se antepone pertinaz a cualquier actividad que hayamos planeado, volteo al closet y de refilón veo la caja de fotografías, las que por alguna razón se quedaron ahí por mucho tiempo, dando paso a la flojera para no abrir semejante caja y tenerla que guardar después.

Qué más da, hay tiempo para hacer regresar los recuerdos de antaño; total, la lluvia va para largo y prefiero ver fotos en lugar de revisar mi celular.

Un sobre de papel manila fue lo primero que encontré al abrir la caja, custodiando una foto de 8 por 10 pulgadas en blanco y negro. ¡Mira lo que has encontrado!, la foto de Marilyn Monroe cuando visitó la ciudad de México en febrero de 1962, de las primeras copias del original, en la que Marilyn fue fotografiada por un reportero gráfico con su cámara a ras del piso. La tomó en el momento que cruzaba la pierna.

Esta foto dio casi la vuelta al mundo en virtud de que la Marilyn no usaba ropa interior. En realidad lo único que dejaba ver eran sus torneadas piernas, fue entonces que recordé a Pepe Sierra, el amigo quien me la obsequió.

Un paisaje, pero no cualquier paisaje, ni más ni menos que la bahía de Acapulco de los años sesenta, donde el puerto era el lugar por excelencia de los lunamieleros de México y de otras partes del continente. Bonito de verdad, limpio, seguro, sin vendedores ambulantes. Ese Acapulco lo visité por varios años, cuando mi padre trabajaba para el ex gobernador, lo que me permitía disponer de su alberca y playa privada cuando se encontraba de viaje.

¿Qué tenemos aquí?, una maestra de siete años dándole clases en un pizarrón a mi hijo, era la que se quería convertir en maestra y cuando no tenía a su alumno, formaba a sus peluches para que recibieran la clase. La foto de mi hija Liliana, que no siguió con la idea de ser maestra, bueno, en el interior sí. Comunicadora de profesión, comprometida con el dogma de vida saludable.

¿Y…ésta? ¡Es una foto del señor Walt Disney! no sé cómo llegó a la caja. Se le ve joven, mostrando frente a él una gran maqueta de lo que se convertiría en Disneyland. Sigo sin entender quién la puso.

Las fotos de las pirámides de Uxmal y Chichen Itzá me recuerdan cuando vine con mi esposa por primera vez a Mérida a celebrar un aniversario de bodas. Fuimos de los primeros huéspedes del Hotel Hyatt  y nos tocó estrenar una habitación. Coincidencias que da la vida.

El paseo por Montejo en  calandria y el obligado city tour para conocer la llamada Blanca Mérida, calificativo que obedece a uno de tantos pasajes históricos de la ciudad relacionado con los hacendados de piel blanca. Me quedo mejor con la versión de la blancura de sus casas, sus guayaberas y vestidos blancos con bordados hechos a mano, las construcciones con la cantera blanca originaria de esta ciudad, tranquila, acogedora, siempre amigable.

Pasan y pasan frente a mis ojos las clásicas fotos de viajes, cumpleaños, bodas, navidades… Yo creo que la mayoría de la gente guarda sus fotos como un recuerdo de vida, tal vez en una caja o en un archivo digital, pero ahí están, para verlas en un día lluvioso.—  Mérida, Yucatán Twitter@ydesdelabarrera


Otros textos del autor:

Otras Noticias