Jesús Retana Vivanco: Los Intocables

lunes, 28 de junio de 2021 · 06:15

Los Intocables. No me refiero a ningún político o servidor público, aunque creo que el término podría encasillar a docenas de personajes relacionados con el tema. No, Los Intocables a los que me refiero fueron los protagonistas de la serie televisiva del mismo nombre, allá por 1959, época en la cual se disparó el auge de esta modalidad, ahora muy socorrida por las cadenas de televisión de paga.

Un televisor Silverstone en blanco y negro con su mueble tipo consola que mi madre puso en la sala de la casa  era el portador de series como Combate, El investigador submarino, Papá lo sabe todo, Mi bella genio, Los Beverly, El fugitivo, Bonanza y muchas otras que conformaban una larga lista.

Cada vez que veía uno de los capítulos de Los Intocables  no me imaginaba de la existencia verídica de los personajes, afanosos siempre en encarcelar a los que violaban la ley seca contrabandeando whisky, o aquellos que organizaban carreras de galgos, los que sobornaban a la policía, los propietarios de prostíbulos y de casinos clandestinos. Se incluía todo lo que derivara en la ilegalidad. Época de la Gran Depresión en los Estados Unidos, principalmente en Chicago.

Pues bien, Eliot Ness, el héroe de la serie, formó en la vida real la llamada agencia de prohibición con un grupo de once policías totalmente incorruptibles para declararle la guerra a los que violaban las leyes, donde en primer término se encontraba Al Capone.

Había que esperar a las 7:30 de la noche para ver una más de las redadas de Ness y sus Intocables, esto me obligaba a merendar, como decía mi abuela, a las 7 para ver el episodio del día.

Según información se filmaron 118 episodios. Las series dobladas en aquel entonces dieron empleo a actores que prácticamente se transformaban en el personaje que doblaban. Años más tarde me tocó hacer algunos spots de radio con Jorge Lavat, Alberto Pedret, Víctor Alcocer, Jorge Lapuente (El hombre de CIPOL) y Jorge Arvizu, que junto a otros connotados actores, instituyeron la profesión de actor de doblaje, lo que otorgó a México la categoría del  mejor país para doblar películas y series al español.

El verdadero Eliot Ness falleció en 1957 y se le concedió el honroso privilegio de ser quién terminó finalmente con las actividades ilícitas de Al Capone, enjuiciado por evasión de impuestos ya que no pudieron comprobarle nada. Pasó once años tras las rejas entre ellas en la temeraria prisión de Alcatraz. Capone muere el 25 de enero de 1947 en Florida tras complicaciones de la sífilis, agravada por una pulmonía y un derrame cerebral.

Los Intocables y El Fugitivo fueron las series más exitosas de la ABC en los cincuenta y los sesenta.

Significado totalmente distinto... en la India

Si definimos el término intocable, el Diccionario de la Lengua Española nos dice que es un adjetivo que significa: aquel que no se puede tocar, pero en la India su significado es completamente distinto: Persona impura o “paria” excluida de las ventajas que gozan las demás personas y es considerado como inferior, perteneciente a una comunidad marginada. ¡Vaya hallazgo! de esta definición que se le da en la India. En nuestro país podría tener un contrasentido, por aquello de… primero los pobres, diría: primero los intocables. El revuelo y la confusión que causaría, seguramente incomodaría a toda una clase social.

Bueno, no entremos en semántica ya que el tema que traje fue el de los verdaderos intocables, tanto de la serie que emocionó por algunos años mis tardes de niño y de los verdaderos que en realidad se la rifaron en la época de la Gran Depresión (1929-1933) que golpeó a los Estados Unidos con una profunda crisis económica extendida al resto del mundo; pero, pensándolo bien, cabe decir que en este gobierno resaltan tres intocables en el buen sentido del significado de la palabra.

Un vistazo al que comanda la CFE, experto en descomponer sistemas de cómputo, o bien al titular de Relaciones Exteriores, que por un buen rato no creo que se suba a ningún metro, ni al de París, y desde luego a la multi nombrada científica que gobierna la ciudad más importante de México, que de los nombrados, ésa sí… es realmente Intocable.—  Mérida, Yucatán  Twitter@ydesdelabarrera


Otros textos del autor:

Otras Noticias