Marisol Cen Caamal: Propósito financiero de Año Nuevo

sábado, 1 de enero de 2022 · 01:00

Finanzas Personales con Kookay

Don Pedro y Doña Rosa son dos adultos mayores cuyos hijos ya han dejado el hogar. La casa que alguna vez estuvo llena ahora les queda grande. Cada vez les cuesta más trabajo mantenerla pero se niegan a venderla o a rentarla por el valor sentimental que tiene.

Juan es un hombre que durante años trabajo mucho y logró comprar varios terrenos que por su ubicación han ganado buena plusvalía. Juan sueña con hacer en sus terrenos un proyecto inmobiliario pero lo detiene la falta de recursos financieros para llevar a cabo su proyecto.

Martha es una mujer que ha logrado reunir una buena cantidad de dinero, pero como desconoce de inversiones tiene el dinero en una institución financiera que le paga intereses inferiores a la inflación, por lo que en términos reales cada vez tiene menos dinero.

¿Qué tienen en común esas tres historias? Que se tratan de personas que tienen activos pero que no están generando riqueza con ellos.

Muchos de nosotros crecimos escuchando la importancia de trabajar duro, de adquirir propiedades, de tener algo de dinero ahorrado, pero en la mayoría de los casos se nos habló poco de hacer que nuestros activos (propiedades tangibles o intangibles) nos sirvan para generar más riqueza.

A nivel de finanzas personales, todos tenemos activos como dinero, una casa, un terreno, un automóvil, etc. El ir incrementando nuestros activos es algo muy importante, pero lo es aún más ponerlos a trabajar para que tengan un efecto multiplicador.

Por ejemplo, Don Juan y Doña Rosa podrían vender o rentar la casa que ya les queda grande y vivir en una más acorde a sus necesidades, incluso les quedaría algo de dinero para invertir y generar más ingresos.

Juan, que es propietario de un terreno pero no tiene recursos financieros, podría usar un Fideicomiso A+B para asociarse y hacer su proyecto inmobiliario. De esa manera obtendría mejores ingresos que solo vendiendo el terreno.

Martha, cuyo dinero está perdiendo poder adquisitivo, podría invertir en instrumentos muy seguros que le paguen rendimientos garantizados sobre la inflación como los Udibonos.

Estimado lector, ahora que inicia el año y se acostumbra a establecer nuevos propósitos, lo invito a plantearse el siguiente: poner a trabajar sus activos.

Nuestros padres tenían opciones de inversión muy limitadas, en esos tiempos las propiedades y las inversiones bancarias eran lo que tenían al alcance. Ahora las opciones para poner a trabajar nuestro dinero, aún cuando sean montos pequeños, son muchísimas. Con $100 usted podría invertir en instrumentos seguros que paguen rendimientos por encima de la inflación, comprar acciones de empresas mexicanas y extranjeras, invertir en proyectos inmobiliarios, etc.

Que en este nuevo año entre sus propósitos no solo esté el ahorrar dinero, sino también aprender a ponerlo a trabajar. Como Kóokay (luciérnaga en maya) será un gusto acompañarlo para iluminar sus pasos. ¡Feliz año nuevo!

Kóokay

M.F. Marisol Cen Caamal

Profesora Universidad Anáhuac Mayab

Presidente del Comité Técnico de Responsabilidad Social del IMEF Yucatán

Facebook: @kookayfinanzas

Email: marisol.cen@kookayfinanzas.com

Otras Noticias