Freddy Espinosa Sosa: El final del régimen delahuertista

miércoles, 19 de enero de 2022 · 01:30
Importantes efemérides (y III) El 3 de marzo de 1924 el régimen delahuertista emitió el decreto 23 para asestar un artero golpe al endeble sistema educativo estatal, pues mediante este ordenamiento se determinó la suspensión del presupuesto destinado a la enseñanza primaria y a la Universidad Nacional del Sureste, lo que originó una grave crisis de la educación pública en Yucatán. La aplicación del decreto de referencia implicó principalmente la suspensión de los salarios de todo el profesorado y de los gastos de operación de las escuelas, lo que condujo de inmediato a la renuncia de decenas de maestros y al cierre de innumerables centros educativos. Con motivo de esta crisis educacional en el estado, emergieron diversas acciones de solidaridad —como el trabajo voluntario de muchos maestros y las aportaciones económicas de las comunidades y de la sociedad en general—, las cuales estaban destinadas a mantener en funcionamiento al mayor número posible de establecimientos escolares; sin embargo esto fue del todo insuficiente, pues ante la falta de presupuesto el cierre de las escuelas alcanzó grandes dimensiones. En marzo de 1924 se clausuraron, entre otras, las escuelas de Cosgaya, Citilcum, Tixcacalcupul, Huhí, Tetiz, Kimbilá, Peto, Calotmul, Molas, Timucuy, Chacsinkín, Hoctún, Xul, Xoy y Dzan. Durante abril de 1924, último mes de existencia del gobierno delahuertista, continuó intensificándose la crisis educacional en el estado, al clausurarse las escuelas urbanas de Chichimilá y Xocén, del Departamento Administrativo de Valladolid, así como la escuela rural de Noc-Ac, del Departamento de Mérida. Le siguieron el cierre de las escuelas urbanas de Cenotillo, Tunkás, Nacuché, Chumayel y Kantunil, así como las rurales de Ruinas de Aké, Actunkú, Holcá y Kancabá. Apenas cuatro meses duró el gobierno autoritario y represor de Ricárdez Broca. Por nombramiento del presidente Obregón, el 18 de abril de 1924 el Gral. Eugenio Martínez tomó posesión como Jefe de Operaciones Militares en los estados del Sureste. Éste dirigió a los habitantes de la entidad un manifiesto señalando que se había hecho cargo de esta Jefatura “a fin de restablecer el orden constitucional y castigar severamente a los infidentes, que con su traición hicieron vacilar la estabilidad de las instituciones sociales”. Con esta designación desde el poder central se dio un paso fundamental para recuperar el control estratégico del estado, dar fin a la rebelión delahuertista y abonar al restablecimiento del orden constitucional. La restauración del orden constitucional fue altamente conflictiva, pues se imbricó con una aguda crisis política generada por la intensa pugna en torno a la designación del titular del Poder Ejecutivo, que completaría el periodo constitucional 1922-1926 para el que fue electo el asesinado gobernador Felipe Carrillo Puerto (FCP). Esta disputa se dirimió entre la corriente radical encabezada por Miguel Cantón, prominente ideólogo de FCP, y la facción moderada que lideraba José María Iturralde Traconis. Se produjo entonces una grave división y un álgido enfrentamiento al interior del Partido Socialista del Sureste. El 17 de abril de 1924, Iturralde Traconis fue nombrado directamente por Álvaro Obregón como gobernador provisional y fue confirmado después por el XXVIII Congreso estatal, en tanto que Miguel Cantón, en ese entonces diputado federal, se proclamó también gobernador y logró que lo nombrara oficialmente la XXVII Legislatura, cuya actuación fue diferida debido a que su funcionamiento quedó interrumpido por la rebelión delahuertista. La crisis política por el control del gobierno del estado se extendió por todo el mes de abril y continuó hasta la primera semana de mayo de 1924, llegando a existir virtualmente dos gobernadores: Miguel Cantón, quien tenía el apoyo del Gral. Eugenio Martínez, Jefe de Operaciones Militares en el estado, así como de la XXVII Legislatura, y José María Iturralde Traconis, que recibía el respaldo del gobierno federal, el apoyo de la otra facción del Partido Socialista del Sureste y el reconocimiento de la XXVIII Legislatura. La disputa la ganó finalmente Iturralde Traconis, quien concluyó el periodo iniciado por FCP. Fuertemente posicionado como nuevo titular del Ejecutivo desde el 11 de mayo de 1924, Iturralde Traconis expide el decreto número 11, mediante el cual “se desconocen y declaran sin ningún valor ni efecto, los actos, leyes y decretos de los individuos que se apoderaron por la violencia del poder público del Estado, en la asonada militar que tuvo lugar el 12 de diciembre del año próximo pasado”. En los días subsiguientes se estabilizó el funcionamiento de la XXVIII Legislatura estatal y se intensificaron asimismo las adhesiones políticas al gobernador Iturralde Traconis. Referencias: Diario Oficial del Gobierno Socialista del Estado de Yucatán. Años 1923 y 1924. La Revista de Yucatán. Diciembre 1923-julio 1924. Bolio, Edmundo (1967). Yucatán en la dictadura y la revolución. Patronato del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, México. Castro, Pedro (1990), “La rebelión delahuertista: lecciones de un ensayo fallido”, Iztapalapa, revista de ciencias sociales y humanidades, UAM-I, México, No. 19, enero-junio. Gamboa, Álvaro (1943), Yucatán desde mil novecientos diez (del 1º. de febrero de 1918 al 3 de enero de 1924), Vol. III, Imprenta Standard, Veracruz. Diccionario Histórico y Biográfico de la Revolución Mexicana. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (1992), Vol. VII, Secretaría de Gobernación, México. Macías, Carlos (1995), Vida y temperamento. Plutarco Elías Calles, 2 Vols., FCE, Instituto Sonorense de Cultura, Gobierno del Estado de Sonora, Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca, México. Mantilla, Jorge (2012), Hombre nuevo, mundo antiguo. Felipe Carrillo Puerto. Secretaría de Educación del Estado de Yucatán, Mérida, Yucatán. Sánchez, Faulo (1991). La rebelión delahuertista en Yucatán. Talleres Gráficos del Sudeste, S.A. de C.V., Mérida, Yucatán. Quezada, Sergio (2001). Breve historia de Yucatán. FCE, México.— Mérida, Yucatán. canek_1999@yahoo.com.mx Doctor en Educación. Director de la Universidad Pedagógica Nacional en Yucatán

Otras Noticias